Argentina

Gobierno vs. Medios: nuevo round por el papel de diarios

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, este martes, en la Casa Rosada, en la presentación del informe de 26 mil páginas sobre Papel Prensa
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, este martes, en la Casa Rosada, en la presentación del informe de 26 mil páginas sobre Papel Prensa ©Reuters

La presidenta Cristina Kirchner acusó a los diarios Clarín y La Nación de haberse apropiado de la única fábrica de papel de diarios en Argentina en complicidad con la Dictadura (1976-83). Para los medios, es un plan para controlar a la prensa crítica.El Estado denunciará judicialmente a las empresas y presentará un proyecto de ley para declarar la producción de papel como “de interés público”.

Anuncios

El acto que desde hace varios días alteraba la tensión política en el país finalmente se realizó este martes en la sede del Gobierno, en Buenos Aires. Allí, Cristina Kirchner anunció que pedirá a la justicia que investigue las presuntas maniobras de los diarios Clarín, La Nación y La Razón (en la actualidad propiedad de Clarín) para adueñarse en 1976 de Papel Prensa, la única proveedora de papel de diario de la cual el Estado posee el 28% de acciones. Además, presentará en el Congreso un proyecto de ley para que la producción de papel sea declarada de interés público.

Previo al discurso de la mandataria, Alberto González Arzac, representante del Estado en la empresa dijo que la compra se hizo bajo "una variedad de delitos de lesa humanidad, cometidos contra el grupo Graiver”, cuya cabeza fue el empresario David Graiver, fallecido en una extraña catástrofe aérea en 1976. "La familia y el grupo empresarial, propietario de la mayoría accionaria fue sometido a amenazas, a apremios ilegales, secuestros, privaciones ilegítimas de la libertad en lugares clandestinos e interdicción de bienes", precisó. Ese es, precisamente, el ariete del Gobierno para derribar el muro de poder e influencia que para él representan los medios opositores.

Contraataque

El testimonio que esgrime el Gobierno en su ofensiva y como herramienta legal para hacer la denuncia penal es el de Lidia Papaleo, viuda del banquero David Graiver y también secuestrada y torturada por la Dictadura en 1976

Este miércoles, los diarios involucrados presentaron por tercera vez artículos “mellizos” en los no sólo intentan desmentir al Gobierno y a Papaleo, sino generar un impacto los suficientemente fuerte como para empatar la presentación del informe de ayer en cadena nacional. En este caso lo han hecho en base al testimonio María Sol (que al momento de los hechos tenía dos años) e Isidoro Graiver, hija y hermano de David Graiver.

Fue a través de la publicación de un testimonio hecho ante escribano en el mes de julio, donde la mujer afirma que no tiene ningún tipo de objeciones contra quienes se quedaron con la papelera, mientras que Isidoro Graiver afirma que la venta de la empresa fue de común acuerdo y que no hubo ningún tipo de coacción para vender.

Antes había sido el editorial conjunto “Una historia inventada para adueñarse de la prensa”, donde daba cuenta de su versión de la historia, en sintonía con lo expuesto por Graiver. Allí, Clarín y La Nación sostuvieron que "controlar el papel es controlar la formación y esto es lo que el Gobierno viene buscando a través de varias herramientas: la propaganda oficial, la ley de medios, el control del acceso a la información, al manejo militante de los medios públicos y la multiplicación de los medios paraoficiales".

Ayer, Kirchner ironizó con esas mismas palabras."Quiero coincidir con Clarín: quien controla Papel Prensa controla la palabra impresa porque es la única empresa que produce, distribuye y comercializa pasta celulosa para fabricar papel de diario".

"Los accionistas privados (mayoritarios) de Papel Prensa venimos denunciando desde hace casi un año un plan del Gobierno para apoderarse de la compañía y controlar el papel para diarios, insumo esencial de la prensa libre", indicaron en su texto. "Los que piensan o escriben que queremos apropiarnos de Papel Prensa, lamento desilusionarlos", les respondió Kirchner al rechazar que se persiga la expropiación. "Se harán las presentaciones en los estrados judiciales que correspondan para dar un cauce a esta situación que lleva 33 años de manejo oscurantista con prácticas desleales comerciales e infieles hacia sus accionistas", adelantó Kirchner.

En las últimas ediciones, los dos diarios y todos los medios del Grupo Clarín también reprodujeron una entrevista con Gustavo Caraballo, quien compartió la celda en un centro clandestino de detención con Lidia Papaleo de Graiver y afirmó que relacionar la venta de la empresa con la tortura es falso.

Para quienes la apoyan, la Presidenta solamente jugó su rol de socio accionista y produjo un documento para que se abra el debate, lo que ocurrirá en el Congreso a través del proyecto de ley que estará enviando próximamente al recinto para declarar la producción de papel como “de interés público”. Allí, el oficialismo no tiene, precisamente, todas las de ganar.

En un capítulo más de la guerra, recientemente el Gobierno le quitó la licencia para operar a la firma Fibertel, perteneciente al Grupo Clarín y proveedora de servicios de Internet.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas