Francia/Colombia

Ingrid Betancourt, burlada hasta el ridículo en un cómic implacable

La portada de Ingrid de la Jungle, de Serge Scotto, Eric Stoffel y Richard Di Martino.
La portada de Ingrid de la Jungle, de Serge Scotto, Eric Stoffel y Richard Di Martino. Fluide Glacial

Se llama "Ingrid de la jungle". Le toma el pelo a la ex rehén de las FARC y se ríe de su periodo en cautiverio. Escuche la entrevista de RFI a uno de sus autores.Es obra del tres franceses y se edita a pocos días de la salida de su propio libro de memorias.

Anuncios

En la tira -publicada por la famosa editorial Fluide Glacial y que ha salido a la venta este miércoles- Betancourt ya no es Betancourt, sino "Petancourt", la guerrilla no es la FARC sino la FARCE y Sarkozy es un personaje diminuto y ridículo bautizado "Nicolas Sarko". Además, los autores -Serge Scotto, Eric Stoffel y Richard Di Martinose- se burlan no sólo de su periodo como rehén de las FARC y de su rescate “glorioso”, sino también de los gobernantes del país llamado "Colombin".

Escuche las reflexiones de Serge Scotto, uno de los autores de "Ingrid de la Jungle".

Ingrid de la jungle es una mujer ambiciosa y egoísta, una hipócrita que se da golpes en el pecho y es devota de la virgen y del Papa pero que se comporta como una verdadera arpía con los otros rehenes, a quienes les roba sus raciones de comida y a los que delata.

La trama

En el libro, de 46 páginas, Petancourt se adentra en la selva, en una zona controlada por las FARCE, tras haber planificado con su ex amante, el barbudo guerrillero "compañero Raúlo", su secuestro, que según sus cálculos le haría ganar apoyo popular y la ayudaría a convertirse en la presidenta de "Colombin". Pero Petancourt no contaba con la traición del jefe guerrillero: las FARCE la capturan de verdad y la retienen como rehén durante seis años.

Una vez en cautiverio, la protagonista se muestra servil con los jefes guerrilleros y se muestra ingrata tras su espectacular liberación a manos de un comando de agentes occidentales vestidos con camisetas del "Chian Guevara”.

El cómic no cae en un buen momento para Betancourt: el bochornoso incidente en torno al Premio Nobel de la Paz -cuando su Fundación se quejó por que no le dieron el galardón a ella- contribuyó a empañar su imagen, así como las versiones de algunos de sus compañeros de cautiverio, entre ellos la de Clara Rojas, su amiga más fiel, que fue raptada junto con ella. También un norteamericano compañero de cautiverio la hundió cuando hizo un retrato devastador de la ex aspirante a presidenta de Colombia.

Según un sondeo de Ivamer Gallup publicado en julio pasado, un 80% de los colombianos tienen una imagen desfavorable de la ex rehén. Algo impensado para una mujer a quien le auguraban un futuro político brillante tras su rescate.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas