Brasil

Los desafíos de Dilma Rousseff tras su histórica victoria

Dilma Rousseff junto a Lula da Silva tras la victoria electoral.
Dilma Rousseff junto a Lula da Silva tras la victoria electoral. © REUTERS

Tras su victoria electoral, Dilma Rousseff, primera mujer que llega a la presidencia de la república en Brasil prepara ahora el anunciado cambio en la continuidad y la transición del poder con el presidente saliente Lula da Silva, que ha sido su principal apoyo y que permanecerá al parecer en la sombra del poder, pues no se descarta una nueva candidatura de Lula en 2014.

Anuncios

Después de una campaña presidencial que en su segunda vuelta estuvo marcada por golpes bajos, ataques y denuncias, la nueva presidenta electa de Brasil saborea ahora su victoria al recibir el reconocimiento de sus adversarios y una lluvia de mensajes de felicitaciones de los Jefes de Estado del mundo entero. Tanto la oposición como los obispos de Brasil han reconocido y saludado du victoria.

Dilma Rousseff prepara ya el traspaso de poder y la constitución de su próximo gobierno. La semana próxima se estrenará en el ámbito internacional asistiendo junto a Lula da Silva a la reunión del G20, grupo de los veinte países mas industrializados del planeta.

De “histórica” calificó el presidente de los Estados Unidos Barak Obama, la victoria de Dilma Rousseff en las elecciones presidenciales brasileñas. Washington espera “profundizar sus relaciones con Brasil y hacer avanzar los objetivos comunes de ambos pueblos y de América”, según lo dijo el portavoz de la Casa Blanca.

En Francia el presidente Nicolás Sarkozy ha saludado su victoria y se ha congratulado de poder encontrarla próximamente en la reunión del G20 en Corea del Sur para evocar “las respuestas a los grandes desafíos mundiales y preparar juntos la presidencia francesa del G20 en 2011”. Precisó un comunicado del Eliseo.

En espera de su primera cumbre internacional, Dilma Rousseff prepara ya en Brasil el periodo de transición que conducirá a su investidura el primero de enero del 2011. El cambio en la continuidad, es la divisa de la nueva presidenta electa que indicó ya que dará a conocer la composición de su gabinete por áreas y de forma gradual.

Los criterios de designación de sus ministros serán tanto políticos como técnicos, en función de sus competencias. Proseguir el proceso de transformación de Brasil, iniciado por Lula da Silva y profundizar los avances sociales principalmente en los sectores de la educación, la salud y la seguridad, es el principal objetivo definido por Dilma Rousseff.

La nueva presidenta de Brasil tendrá sin embargo a partir del 1 de enero próximo un desafío económico importante: reducir los gastos públicos y los impuestos, manteniendo la estabilidad presupuestaria y controlando la inflación, que es actualmente de 4,7%. Deberá demostrar con los hechos que esa política económica es compatible con su voluntad de erradicar la miseria en el país, como lo prometió en su campaña electoral: “Hay que sacar 20 millones de personas de la miseria y hacer de Brasil una nación de clase media”.

Las Bolsa en Brasil ha reaccionado muy favorablemente a la victoria electoral de Dilma Rousseff, con un alza de valores de 1,26 puntos. No obstante el positivo balance de la situación económica durante el mandato de Lula da Silva, a nivel fiscal Brasil sigue siendo un país vulnerable. Los economistas apuntan la necesidad tanto de una reforma fiscal como del sistema de jubilaciones.

En todo caso Dilma Rousseff se muestra muy preocupada por mantener una política económica rigurosa, y en sus primeras declaraciones afirmó ya que “Usará todas las armas necesarias para impedir que la llamada guerra de divisas afecte a la economía brasileña”. La nueva presidente advirtió que “Brasil no va a permitir el dumping, o una política de precios que perjudique a la industria brasileña”.

 

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas