VENEZUELA/COLOMBIA

Chávez consigue que Colombia le entregue al ‘narco’ que involucra a sus subordinados

El supuesto narcotraficante, Walid Markled
El supuesto narcotraficante, Walid Markled © Captura de pantalla de VTV

El supuesto capo de la droga Walid Makled fue detenido en Colombia y estaba requerido por las autoridades de EEUU por introducir supuestamente toneladas de cocaína mediante su aerolínea Aeropostal. Makled asegura que altos cargos militares y funcionariales de Venezuela le ayudaban a conseguir sus propósitos.

Anuncios

Adam Isaacson

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, entregará a Venezuela al presunto narcotraficante Walid Makled. La decisión era difícil, ya que el empresario venezolano, detenido en Colombia acusado de trasladar toneladas de cocaína a través de su aerolínea, había sido requerido por Hugo Chávez y EEUU. Debía decidir entre mantener la calma restablecida con el Gobierno venezolano o cumplir con el vecino del Norte, un aliado más tradicional.

A través de un conglomerado familiar, Makled controlaba la aerolínea Aeropostal, la más importante de Venezuela y manejaba uno de los mayores almacenadores de carga de Puerto Cabello, segunda terminal marítima del país. Según la Administración Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA), se apoyaba en la complicidad de militares y funcionarios venezolanos para introducir EEUU un promedio de 10 toneladas mensuales de cocaína desde Venezuela.

La figura de Walid Makled ha adquirido relevancia no sólo por la gravedad de los hechos delictivos que se le imputan sino por las acusaciones que cierne contra subordinados del Gobierno de Hugo Chávez.

El presunto narcotraficante, que fue detenido en la ciudad colombiana de Cúcuta el 20 de agosto, asegura que, durante largo tiempo, pagó más de un millón de dólares mensuales a militares y funcionarios del Gobierno de Chávez como contraprestación a concesiones y negocios.

“Yo hablé de una lista de 15 generales. A esos 15 generales yo les tengo pruebas. Pero también hay 25 generales que los conozco, que son amigos míos y no puedo hablar nada de ellos. A esos los ayudaba así por afuerita, pero no tengo un soporte para decir que recibían dinero de mí.”, aseguró Walid Makled, según recogió el diario El Nuevo Herald.

El Gobierno venezolano pidió la extradición de Makled, que está acusado por la justicia venezolana de "delitos de tráfico ilícito de drogas, legitimación de capitales provenientes del narcotráfico, asociación para delinquir y homicidio".

El propio Makled relató en una entrevista al periódico El Nacional cómo se fugó al conocer que Venezuela le buscaba. Logró burlar durante 20 meses la orden de detención en su contra, gracias a la "protección" que le brindaron unos "buenos amigos" en altos cargos militares en su país, aseguró al periódico. Makled dijo que tan pronto conoció de la orden de captura, emitida en 2008 por un tribunal en el Estado Carabobo (norte), salió “para la capital, Caracas" para fugarse.

"Con mi foto saliendo todos los días en la prensa, no me podía mover en carros civiles, tenía que moverme en carros oficiales. Carros civiles pero con placas militares. A un carro con placas militares nadie lo va a parar", agregó.

Por su parte, el presidente Hugo Chávez le resta toda credibilidad al supuesto capo de la droga venezolana. "Está echando basura para tratar de impedir que lo manden para acá, diciendo: 'estoy amenazado allá'. Acá no matamos a nadie, acá no torturamos a nadie", aseguró. Con quien si se las verá finalmente Makled es con la justicia venezolana.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas