Brasil

Crece el número de muertos en operativos antidrogas

Un policía corre por la favela de Jacarezinho, en Rio de Janeiro, el 24 de noviembre.
Un policía corre por la favela de Jacarezinho, en Rio de Janeiro, el 24 de noviembre. ©Reuters

Al menos 21 presuntos narcotraficantes perdieron la vida tras cuatro días de enfrentamientos con la policía en Rio de Janeiro, ciudad que organiza el Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016. Las autoridades brasileñas sospechan de una alianza entre bandas criminales para impedir la pacificación de las favelas cariocas.

Anuncios

 

La reacción policial para responder a los ataques lanzados por bandas criminales en las calles de Rio de Janeiro arrojó, tras cuatro días de enfrentamientos, un saldo de 21 presuntos narcotraficantes muertos y 25 detenidos en 27 favelas cariocas, según las fuerzas de seguridad.

El operativo, en el que además resultaron heridos dos policías, permitió además decomisar armas cortas y fusiles, así como dos bombas incendiarias.

Los principales enfrentamientos se registraron el miércoles en las favelas de Guaxá y Jardim Floresta (municipio de Belford Roxo), donde 8 presuntos delincuentes se tirotearon con la policía.

El coronel Lima Castro, coordinador de Comunicación Social de la Policía Militarizada (PM) de Rio, aseguró a la prensa que este jueves seguirán los operativos.

"Continuaremos con operaciones de incursión y patrullaje. (...) Las operaciones permanecen y serán más incisivas a partir de mañana (por el jueves)", dijo Castro, quien recordó que hay "más de 1.000 hombres en operaciones de incursión" en las 27 comunidades concernidas.

Rio de Janeiro, que se prepara a albergar el Mundial 2014 de fútbol y los Juegos Olímpicos de 2016, se convirtió desde el domingo pasado en el teatro ataques callejeros particularmente violentos. Según datos oficiales, 29 vehículos de particulares o de transporte público fueron incendiados siguiendo un mismo modus operandi: se obliga a los ocupantes a abandonar los coches, se rocían los rodados con combustible y se les prende fuego.

"Tenemos a 17.500 hombres en alerta por esta situación que estamos enfrentando", aseguró Castro.

Para las autoridades brasileñas, la ola de violencia obedece a la voluntad de los líderes de las organizaciones criminales de tomar represalias por la extensión de los planes de seguridad y pacificación de favelas del gobierno del estado, con desalojo de criminales e instalación de Unidades llamadas de Pacificación Policial (UPP).

"Rio de Janeiro está viendo manifestaciones desesperadas de intentos de debilitar nuestra política de seguridad", dijo a la radio CBN local el gobernador de Rio, Sergio Cabral, quien resaltó que las autoridades apretarán las tenazas sobre los grupos criminales.

El secretario de Seguridad del Estado de Rio, José Mariano Beltrame, aseguró que al parecer las bandas se unieron para luchar contra el gobierno.

Se trataría de una alianza entre el Comando Vermelho (CV) y el ADA (Amigos de los Amigos) que tiene buen poder de fuego y dominan las dos mayores favelas cariocas: la Rocinha (sur) y el Complejo del Alemán (norte).

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas