WIKILEAKS

Ejércitos de ‘hackers’ contra el acoso a Wikileaks

La página web de los hackers anuncian sus objetivos
La página web de los hackers anuncian sus objetivos ©Anonops
Texto por: RFI
3 min

Una guerra ha empezado: "El campo de batalla es Wikileaks". Es la consigna de AnonOps, un grupo de piratas informáticos que ha bloqueado la página de Mastercard y Postfinance después de que estos retiraran su servicios a la web de Julián Assange.

Anuncios

Una guerra se ha declarado en torno a Wikileaks. Tras saltar por los aires los secretos diplomáticos guardados por Estados Unidos gracias a la filtración de los cables de las embajadas proporcionadas por la web de Julián Assange, todo un arsenal político y empresarial ha caído sobre Wikileaks. Sin embargo, Assange no está solo: un grupo de hackers está atacando a todo aquél que, entienden, participa en el boicot a Wikileaks.

 
Los piratas informáticos han atacado la web de la compañía americana de tarjetas de crédito Mastercard  y las del banco suizo Postfinance en las últimas horas en represalia por su ruptura de servicios con Wikileaks. El motivo: retirarle sus servicios a Wikileaks. El resultado: sus páginas web, bloqueadas por los hackers.

Los piratas, agrupados bajo el nombre de AnonOps y que dicen "luchar contra la censura y los derechos de autor", han lanzado la operación Payback (venganza). Esta declaración de guerra la han colgado en su página web: La primera guerra informática ya ha empezado. "El campo de batalla es Wikileaks".

La compañía estadounidense de crédito bloqueó los pagos a Wikileaks, aduciendo que se trata de una organización que comete actividades delictivas. Similar argumento utilizó Postfinance.ch, filial de los servicios financieros de Poste, banco de Suiza, para clausurar la cuenta del fundador de Wikileaks, Julian Assange. El destino de su web ha sido el mismo.

MasterCard asegura que el ataque no ha tenido "ningún impacto" en las transacciones hechas con tarjetas de crédito de la compañía, informa el diario español El País, uno de los elegidos para publicar las filtraciones diplomáticas. "MasterCard está sufriendo un intenso tráfico en su página corporativa externa, MasterCard.com, pero sigue siendo accesible", ha asegurado un portavoz.

Por su parte, PayPal, otra de las empresas que ha retirado sus servicios a Wikileaks, ha reconocido que ha recibido indicaciones directas de EEUU para hacerlo. El vicepresidente de la página de pagos por Internet dice que ha cortado las donaciones a Wikileaks a través de su sistema por las indicaciones estadounidenses. "El Departamento de Estado nos dijo que era ilegal hacerlo", sostiene.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas