Argentina

Cadena perpetua para figuras emblemáticas del terrorismo de Estado

Foto de "El Olimpo", que funcionó durante la dictadura como centro clandestino de detención, ubicado en el oeste de la ciudad de Buenos Aires.
Foto de "El Olimpo", que funcionó durante la dictadura como centro clandestino de detención, ubicado en el oeste de la ciudad de Buenos Aires. Fuente: Sking/Wikipedia
Texto por: RFI
5 min

Quince represores de la última dictadura militar argentina fueron condenados a la pena máxima por crímenes de lesa humanidad perpetrados en centros clandestinos de detención. El ex general Rafael Videla, quien conocerá este miércoles su sentencia, asumió los crímenes políticos de la dictadura.

Anuncios

Escuche el informe de Juan Buchet, corresponsal de RFI en Buenos Aires.

La justicia argentina condenó este martes a cadena perpetua a 15 represores por crímenes de lesa humanidad perpetrados en centros clandestinos de Mar del Plata y Buenos Aires durante la última dictadura militar (1976-1983). 

Entre los imputados se encontraban figuras emblemáticas de la represión militar como Julio Simón ("Alias el turco Julián") y Samuel Miara. Se los halló culpables de más de un centenar de secuestros y asesinatos en los centros clandestinos de detención "El Banco", "Club Atlético" y "El Olimpo".

El Tribunal Oral Federal de Buenos Aires aplicó la misma condena a los ex policías, penitenciarios o gendarmes Raúl González, Juan Carlos Avena, Eduardo Kalinek, Eufemio Uballes, Juan Donocik, Oscar Rolon, Roberto Rosa, Guillermo Cardozo, Eugenio Rodríguez Apestegui y Enrique del Pino.

El tribunal también sancionó con 25 años de cárcel a Raúl Antonio Guglielminetti (ex agente civil de inteligencia del Ejército), Carlos Alberto Roque Tepedino (jefe del Batallón de Inteligencia 601), Ricardo Taddei (principal de la Policía Federal) y Mario Alberto Gómez Arenas (segundo jefe de la Central de Reunión del Batallón de Inteligencia 601).

Por su parte, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata sentenció  a cadena perpetua al ex militar (del Ejército terrestre) Alfredo Manuel Arrillaga y a los ex marinos Justo Ignacio Ortiz y Roberto Luis Pertusio por los crímenes cometidos en la base naval de Mar del Plata, principal centro turístico argentino ubicado a 400 kilómetros al sur de la capital.

Los 19 condenados se suman a los 131 represores que recibieron sentencias por crímenes de lesa humanidad en la dictadura.

Videla reivindica su accionar

Este miércoles espera su sentencia el ex dictador argentino Jorge Videla, juzgado en esta oportunidad por el fusilamiento de 31 presos políticos en Córdoba (centro). Videla, quien el 24 de marzo de 1976 comandó el golpe cívico-militar que instauró una feroz dictadura, utilizó su descargo final para asumir “con plenitud” el accionar del Gobierno de facto.

"Asumo con plenitud mis responsabilidades. Mis subordinados se limitaron a cumplir órdenes", sostuvo el ex militar de 85 años.

Durante los 49 minutos de su alocución, dio su propia interpretación de la represión ejercida por el Estado y analizó la actual situación política.

"Me niego a aceptar el término de guerra sucia. Las guerras son justas o injustas, acepto que cada guerra tiene su particularidad y la nuestra las tuvo, porque tuvo irregularidades", señaló y añadió: "yo no me atrevería a afirmar que esta guerra terminó".

"Los enemigos de ayer no necesitan ya de la violencia para acceder al poder, porque ya están en el poder, y desde él intentan la instauración de un régimen marxista a la manera de (Antonio) Gramsci" (teórico marxista italiano), dijo, aludiendo al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

El ex represor aseguró además que mantuvo una reunión privada  un mes y medio antes del golpe con el fallecido dirigente radical Ricardo Balbín, "en la que me preguntó si frente a esta grave situación que vivía el país en esos momentos, íbamos a dar el golpe o no". Ante la falta de respuesta, "me dijo: yo sabré compartir sus silencios".

Videla había sido condenado a prisión perpetua en un histórico juicio contra los comandantes militares en 1985, pero fue indultado años más tarde por el entonces presidente peronista Carlos Menem.

La Corte Suprema argentina anuló el perdón en 2007 y el ex dictador debe enfrentar desde entonces varias causas por delitos de lesa humanidad en la dictadura.
 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas