Saltar al contenido principal
Bolivia

El gobierno disuelve por la fuerza la marcha indígena

El líder indígena Fernando Vargas, con las manos atadas tras el operativo policial en Yucumo, el 25 de septiembre de 2011.
El líder indígena Fernando Vargas, con las manos atadas tras el operativo policial en Yucumo, el 25 de septiembre de 2011. ©Reuters.
Texto por: RFI
3 min

La policía reprimió la protesta de los nativos amazónicos que se dirigían a La Paz para oponerse a la construcción de una ruta en el corazón de una reserva ecológica. Organismos de derechos humanos y la ONU denuncian la violencia utilizada contra los marchistas. Evo Morales anunció poco antes del operativo un referendo sobre la polémica carretera.

Anuncios

El gobierno de Evo Morales desarticuló con una intervención policial la marcha de indígenas amazónicos que se dirigía a la ciudad de la Paz para expresar su rechazo a la construcción de una ruta en medio de la reserva ecológica TIPNIS.

La policía utilizó gases lacrimógenos y equipos antimotín para dispersar a un millar de indígenas, incluidos mujeres y niños, que se encontraban en las afueras del poblado de Yucumo (320 Km. al noreste de La Paz).

Según el jefe policial, general Oscar Muñoz, el detonante de la represión fue “la agresividad” de los indígenas, sorprendidos por las fuerzas del orden en su campamento.

"La policía actuó en respuesta a una nueva agresión de un grupo de marchistas, usó gases lacrimógenos para dispersarlos pero luego la toma del campamento se produjo sin violencia", aseguró el ministro de Comunicación, Iván Canelas en declaraciones a la agencia Reuters.

"Tenemos dos personas heridas que los médicos están evaluando, son policontusos, no hay nada serio, también estoy viendo un reporte de policías heridos", señaló por su parte Muñoz.

Los dirigentes varones y los miembros de una "guardia indígena", grupo de choque de jóvenes nativos, armados con arcos y flechas, fueron reducidos con rapidez, maniatados y subidos a camionetas policiales.

"Hemos dispuesto de 17 camionetas y cinco omnibuses", confirmó el general Muñoz.

Algunos indígenas intentaron huir por el monte, pero la policía rastrilló la zona y subió a los recalcitrantes esposados a los vehículos. Según el jefe policial, los nativos no serán detenidos sino trasladados a sus lugares de origen.

Por otro lado, la policía usó también químicos para dispersar un corte de rutas de colonos pro gubernamentales, al ingreso de Yucumo, que se habían apostado para cortarle el paso a la marcha.

La operación militar fue condenada por Naciones Unidas. "Lamentamos profundamente lo que ha sucedido, porque todo este tiempo hemos venido llamando a que se resuelva este conflicto en paz y a través del diálogo y, realmente, es deplorable que se hayan dado estos hechos de violencia", dijo en La Paz la delegada de la ONU, Yoriko Yasukawa.

Por su parte, la veterana activista de DDHH en Bolivia y religiosa María Amparo Carvajal, testigo de los hechos, aseguró que los policías ingresaron al campamento "con muchísima violencia, una violencia tremenda".

Pese a la dispersión de la protesta, los principales promotores de la marcha no fueron detenidos y llamaron a continuar con la protesta contra la polémica ruta.

Poco antes del operativo, el presidente Evo Morales, de la etnia aymara, había invitado los líderes indígenas a un diálogo ese mismo domingo en La Paz. Por otro lado, anunció que realizará un referendo en los departamentos de Beni (noreste) y Cochabamba (centro), para definir si se construye o no la carretera de 300 Km. que uniría ambas regiones atravesando la reserva ecológica TIPNIS.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.