CUBA

El Papa se fue de Cuba pidiendo respetar el ejercicio pleno de las "libertades fundamentales"

Benedicto XVI y Fidel Castro durante el encuentro que mantuvieron en La Habana
Benedicto XVI y Fidel Castro durante el encuentro que mantuvieron en La Habana REUTERS/Alex Castro
Texto por: RFI
3 min

El papa Benedicto XVI se fue de Cuba luego de reunirse en La Habana con el ex presidente cubano Fidel Castro. El sumo pontífice pidió a las autoridades cubanas respetar el ejercicio pleno de las "libertades fundamentales" de los cubanos y condenó el embargo estadounidense contra la isla.

Anuncios

En su discurso de despedida en el aeropuerto de La Habana, el papa destacó la
necesidad de "cimentar una sociedad de amplios horizontes, renovada y reconciliada". A ese llamado le siguió una condena al embargo impuesto por Estados Unidos a Cuba hace medio siglo.

La situación en Cuba "se ve agravada cuando medidas económicas restrictivas impuestas desde fuera del país pesan negativamente sobre la población", dijo el Papa en presencia del presidente cubano Raúl Castro.

"La hora presente reclama de forma apremiante que en la convivencia humana, nacional e internacional, se destierren posiciones inamovibles y los puntos de vista unilaterales”, subrayó el papa.

Al despedirlo Raúl Castro dijo al Papa: "Santidad, hemos encontrado muchas y profundas coincidencias, aunque como es natural, no pensemos lo mismo sobre todas las cuestiones".

El encuentro entre Fidel Castro y Benedicto XVI tuvo lugar poco después del mediodía en la Nunciatura Apostólica. El portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, reveló que "Fidel hizo preguntas al Papa para saber su pensamiento sobre diversos temas". Según el responsable, "fue un "diálogo intenso, cordial y sereno".

Esta fue la primera entrevista entre el líder comunista, de 85 años, y el papa alemán, de 84, que combatió a la teología de la liberación, una corriente de la Iglesia latinoamericana que profesa la "opción preferencial por los pobres". Muchos de sus seguidores, sacerdotes y laicos, se integraron en los grupos guerrilleros apoyados por La Habana, en las décadas del 70 y del 80.

Fidel Castro se había reunido dos veces con Juan Pablo II, en 1996 en el Vaticano, y luego en su histórica visita a Cuba, en 1998. Antes de su encuentro con Fidel Castro, Benedicto XVI ofició una misa ante unas 300.000 personas --según estimación del Vaticano-- en la Plaza de la Revolución, en la que llamó a "seguir adelante" con la libertad religiosa en Cuba.

Benedicto XVI pidió que la Iglesia pueda dar su "testimonio" no sólo en la Catequesis, sino también en el ámbito de la educación. Las escuelas católicas y todos los colegios privados fueron "nacionalizados" tras la llegada al poder de Fidel Castro, en 1959.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas