México

La cúpula del ejército está en la mira de la justicia

Tomas Ángeles, uno de los generales mexicanos detenidos por la Fiscalía.
Tomas Ángeles, uno de los generales mexicanos detenidos por la Fiscalía. Reuters
Texto por: RFI
2 min

La fiscalía mexicana ordenó esta semana el arresto de cuatro altos oficiales del ejército. Investiga si recibieron sobornos del poderoso cártel narcotraficante de los hermanos Bertrán Leyva.

Anuncios

 Por  Mauricio Latorre

La decisión del presidente Felipe Calderón de sumar a las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico recibió esta semana un duro golpe con la serie de arrestos que ordenó la Procuraduría General (fiscalía) contra parte de la cúpula del ejército.

La hipótesis que maneja la fiscalía es que altos mandos cedieron a la corrupción de los cárteles de la droga y aceptaron sobornos, especialmente de la mafia de los hermanos Beltrán Leyva.

La serie comenzó el martes 15 de mayo con la detención del general de división (r) Tomás Ángeles, de 69 años, un ex viceministro de Defensa y asesor cercano del actual jefe de esa cartera Guillermo Galván. Quedó detenido en la sección especializada contra la delincuencia organizada de la Procuraduría.

A él le siguieron otros tres altos mandos: el general brigadier Roberto Dawe, el general brigadier (r) Ricardo Escorcia y este viernes 18 de mayo, el teniente coronel (r) Silvio Hernández Soto. Por el momento la lista no debería aumentar puesto que la fiscalía solo pidió interrogar a estos cuatro oficiales.

Una fuente de la fiscalía asegura que los militares son investigados a partir de la declaración de un testigo protegido, quien asegura que recibieron dinero de los Beltrán Leyva. La acusación fue confirmada por los abogados del general Ángeles pero al mismo tiempo la desestimaron porque según ellos, el testigo nunca vio al militar y habló de “oídas”. Tampoco descartan un transfondo político a menos de dos meses de la elección presidencial del 1° de junio.

Ángeles participó el 9 de mayo en un foro de seguridad organizado por el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde criticó la estrategia antidroga de la administración Calderón. El militar reconoció además que los militares cometieron violaciones a los derechos humanos en la lucha interna contra el narcotráfico.

La fiscalía asegura que el caso carece de connotación política o relación alguna con las campañas en curso.

Ángeles y Dawe ya fueron interrogados y el juez ordenó su detención provisional durante 40 días. Es el tiempo que tiene el fiscal para reunir pruebas y, eventualmente, abrir el juicio.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas