Saltar al contenido principal
Finanzas

HSBC reconoce ‘errores’ para detectar lavado de dinero

AFP / Fabrice Coffrini
Texto por: RFI
3 min

El Senado norteamericano acusó al banco británico de exponer el sistema financiero estadounidense al blanqueo de capitales del narco y al financiamiento del terrorismo internacional por ‘graves omisiones’ en su sistema de antilavado. El HSBC admite que sus estándares de prevención ‘no fueron los esperados’ y promete fortalecer sus controles internos en todas sus filiales.

Anuncios

El HSBC se encuentra en la mira del Senado norteamericano, que publicó el lunes un informe en el que acusa al banco británico de haber puesto en riesgo al sistema financiero estadounidense, al exponerse a posibles actividades de lavado de dinero vinculado al narcotráfico o al financiamiento del terrorismo.

Tras dos años de investigaciones, una comisión del Senado vinculada a la Seguridad interior publicó un extenso documento bajo el evocador título de “Vulnerabilidad del lavado de dinero, drogas y financiamiento del terrorismo, el caso HSBC”.

Del documento se desprenden sobre todo tres cargos: haber efectuado con Irán unas 25 mil operaciones entre 2001 y 2007, pese al embargo existente contra Teherán; mantener relaciones financieras con organismos sospechados de financiar acciones terroristas a través del banco saudita Al Rajhi Bank y, en el caso de su sucursal mexicana, no respetar las reglas para prevenir el lavado de dinero.

El informe dedica en este último caso varias páginas a recordar la historia de la compra de la filial mexicana en 2002 y destaca que entre 2001 y 2007 esa sucursal envió a Estados Unidos unos 7.000 millones de dólares de clientes sospechosos que podrían estar vinculados al narcotráfico.

"En la era del terrorismo internacional, de la violencia vinculada a la droga en nuestras calles y en nuestras fronteras, del crimen organizado, detener el flujo de dinero que apoya esos horrores es una prioridad para la seguridad nacional", escribió en un comunicado el senador demócrata Carl Levin, quien preside la comisión.

Este martes, el informe debe ser presentado durante una audiencia ante la comisión del Senado y el HSBC ya anunció que piensa hacer un mea culpa. "Vamos a presentar nuestras excusas, reconocer nuestros errores, a responder por nuestros actos y a comprometernos a corregir aquello que no funciona", indica un comunicado de HSBC divulgado el lunes por la noche.

El HSBC admite "no haber conseguido en el pasado imponer las normas a las cuales deben atenerse los reguladores y los clientes" y se compromete a poner en práctica toda una serie de medidas de control.

De este modo HSBC vuelve a ocupar la primera plana de la crónica delictiva, y hace recordar su lejano origen, en 1895, durante la Guerra del Opio en China, cuando el Imperio británico supo incrementar sus arcas con el tráfico de esa droga.

Ahora, el banco podría pagar 1.000 millones de dólares de multa para tratar de lavar su imagen.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.