Venezuela / Cuba

Los cubanos, resignados y realistas ante la muerte de Chávez

Hugo Chavez y Fidel Castro en La Habana en 1994.
Hugo Chavez y Fidel Castro en La Habana en 1994. AFP PHOTO/Adalberto Roque

En La Habana, los cubanos han asumido con calma resignada la noticia del fallecimiento del presidente venezolano Hugo Chávez este 5 de marzo en Caracas. Cuba decretó tres días de duelo por el deceso del mandatario venezolano. Informe de nuestro corresponsal en La Habana

Anuncios

La muerte del presidente Chávez era, al parecer, un suceso esperado. Los cubanos que entrevistamos este martes en las calles de La Habana así lo expresan: “Cuando me enteré de que Chávez había regresado el pasado diciembre para ser operado por cuarta vez, eso me hizo pensar que podría morirse. Mi esposo murió también de cáncer y uno aprende que con esa enfermedad las posibilidades de salvarse son mínimas", dijo Ofelia Ortega, 58 años de edad, maestra de enseñanza primaria.

Venezuela ha sido el principal aliado político y socio comercial de Cuba los últimos 14 años. Hortensia Martínez, 45 años de edad, empleada de un mercado estata comenta: “Chávez era un pilar para América. Venezuela es un país con muchos recursos y él (Chávez) los había usado para ayudar a cambiar América Latina”.Y concluye: “Yo rezo para que Nicolas Maduro y el equipo más cercano a Chávez logren dar continuidad al proceso venezolano”.

En el mercado, varios trabajadores se reunen para comentar el suceso. Uno de ellos dice con tono profético: “Prepárense para los apagones (cortes de electricidad)”, en una alusión al hecho de que Venezuela suministra a la isla unos 96.000 barriles diarios de crudo que son pagados por un flexible mecanismo de contratación entre ambos países. Si Cuba se viera obligado a pagar el barril de petróleo a 96 ó 98 dólares, ello significaría un rudo impacto negativo para su ineficiente economía.

Tras el trasladado de Chávez a un hospital en Caracas, Fidel Castro, el pasado 17 de febrero, le envío una carta al mandatario venezolano agradeciéndole en estos términos: “Cuando el campo socialista se derrumbó y la URSS se desintegró, el imperialismo, con el puñal afilado de su bloqueo, se proponía ahogar en sangre a la Revolución Cubana; Venezuela, un país relativamente pequeño de la dividida América, fue capaz de impedirlo. En aras del tiempo no menciono los numerosos países de las Antillas, Centro y Suramérica que Venezuela, además de sus grandes planes económicos y sociales, fue capaz de ayudar”, dijo Castro en la citada misiva.

Cuba ha respaldado el programa de desarrollo social emprendido por Venezuela con la colaboración de 35.000 cubanos, entre otros, personal médico y maestros. Para los cubanos que trabajan en Venezuela, el modesto salario que ganan por sus labores en contribuye a mejorar la economía doméstica.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas