Brasil

Los preparativos de la visita del Papa a Brasil

Así como lo hizo en Lampedusa, Italia, el Papa Francisco utilizará un jeep blanco sin protección para su visita  a Río de Janeiro
Así como lo hizo en Lampedusa, Italia, el Papa Francisco utilizará un jeep blanco sin protección para su visita a Río de Janeiro REUTERS/Alessandro Bianchi
Texto por: RFI
3 min

 Ya todo está casi listo para la llegada del Papa Francisco el próximo lunes a Brasil. La comparación quizás no le guste a Su Santidad pero el despliegue de seguridad, transporte y, sobre todo, de recursos económicos, es muy parecido al de los carnavales de Río.

Anuncios

Aproximadamente 2 millones de fieles se reunirán en Río de Janeiro para acompañar al Papa en su primer viaje internacional. Y para cubrir las exigencias de seguridad y traslado, la alcaldía ha dispuesto una logística inédita que se desplegará del 22 al 28 de julio.

Aproximadamente 20.000 efectivos policiales y militares cubrirán Río de Janeiro y la ciudad santuario de Aparecida, donde se encuentra la segunda basílica más grande del mundo y que el Papa visitará el miércoles 24 de julio.

En cuanto a su lugar de estadía, el Papa optará por quedarse en una habitación sencilla de la Diócesis de Río de Janeiro, que será fuertemente custodiada.
También se activarán de manera extraordinaria los cuerpos de bomberos, socorristas y médicos para atender a los visitantes.

La agenda del Papa Francisco prevé 12 traslados por la ciudad de Río de Janeiro, incluyendo un encuentro con ex-drogadictos y ex-convictos en una favela. Pero el famoso papa-móvil no viaja a Brasil, como sí ha sido la costumbre de otros pontífices. Francisco prefiere trasladarse en el jeep blanco sin protección que utiliza todos los domingos en Roma y que le hace sentirse más cerca de la gente. Este vehículo y otro más de repuesto llegaron a Río en un avión Hércules C-130 de la fuerza aérea brasileña.

Según medios locales, los costos de esta visita papal ascienden a 160 millones de dólares.

Alerta ante las protestas

Uno de los grandes dolores de cabeza para las autoridades brasileñas son las manifestaciones que pudieran generarse durante la visita del Papa, luego de haber enfrentado las enormes protestas callejeras de junio que exigían mejores condiciones sociales en 80 ciudades del país.

Ya fue anunciada una manifestación de un grupo ateo y otra más de una asociación femenina que lucha contra el concepto de que las mujeres son responsables de las agresiones sexuales que sufren.Sin embargo, el comandante general José Alberto Da Costa, responsable de la seguridad de la visita papal, prevé otras manifestaciones en pro de asuntos controversiales para la iglesia como el aborto, el preservativo y el matrimonio homosexual.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas