Estados Unidos

Hay optimismo sobre un posible acuerdo para evitar el default

Veteranos del ejército protestaron por el cierre del memorial de la Segunda guerra mundial a causa del 'shutdown', Washington, 13 de octubre de 2013.
Veteranos del ejército protestaron por el cierre del memorial de la Segunda guerra mundial a causa del 'shutdown', Washington, 13 de octubre de 2013. REUTERS/Jonathan Ernst

Estados Unidos inicia este 15 de octubre su tercera semana de cierre de los servicios administrativos ('shutdown') en un clima de relativo optimismo sobre una posible solución a la disputra entre demócratas y republicanos en torno al presupuesto. El plazo para evitar la cesación de pagos ('default') se está agotando.

Anuncios

La tercera semana de shutdown administrativo que comienza este martes está marcada por la urgencia ante la situación: Estados Unidos corre el riesgo de una cesación de pagos si demócratas y republicanos no llegan a un acuerdo antes de este jueves sobre el nuevo presupuesto. Las negociaciones están al parecer avanzando luego de dos semanas de injurias e inacción en la Cámara de Representantes.

Pero hasta el momento no se ha llegado a un texto común definitivo a pesar de que demócratas y republicanos se pasaron la jornada de ayer en discusiones. Éstas, al parecer, van por buen camino. Pero aunque ya han sido trazadas las líneas generales del acuerdo, quedan por definir los detalles.

Varios medios de prensa indicaron que el acuerdo incluiría una medida que permitiría al Tesoro continuar solicitando créditos hasta febrero y al Estado federal reabrir por completo hasta mediados de enero, a cambio de diversas concesiones de los demócratas sobre ciertos aspectos de la ley de reforma del sistema de salud.

El clima de optimismo se explica también por las declaraciones conciliadoras la víspera de los líderes del Congreso sobre las posibilidades de alcanzar un acuerdo que evite un default que sería el primero en la historia de Estados Unidos. Tras varios días de bloqueo, el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y el de la minoría republicana, Mitch McConnell, evocaron la posibilidad de una rápida solución al enfrentamiento que paraliza al Estado federal desde hace dos semanas.

Negociaciones presupuestarias formales serían de inmediato iniciadas entre el Senado y la Cámara de Representantes para el resto del año 2014. El plan, que no ha sido oficializado, sería presentado a la bancada republicana en el Senado este martes en la mañana, a puertas cerradas.

En todo caso, la Cámara baja, donde los republicanos están bajo fuerte influencia del ultraconservador Tea Party, deberá pronunciarse sobre un eventual acuerdo en el Senado. “Si esta semana no empezamos a hacer verdaderos avances, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, y si los republicanos no aceptan dejar de lado sus preocupaciones partidarias (...) corremos el riesgo de entrar en default", aseguró Obama

El Departamento del Tesoro advirtió que a partir del jueves no podrá hacer frente a sus compromisos, por lo que para esa fecha el Congreso debería votar una ley para elevar el límite de endeudamiento y evitar una cesación de pagos. La suerte del dólar, moneda de reserva mundial, y los bonos del Tesoro, colocaciones consideradas como las más seguras del planeta, dependen de las negociaciones que republicanos y demócratas realizan en el Congreso, y particularmente en el Senado.

Los republicanos quieren sacar provecho del apremio para obtener reformas en el presupuesto, en particular en el sistema de jubilaciones y el plan de salud pública para los mayores de 65 años y los más necesitados, programas que consumen un 43% del presupuesto federal.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas