Panamá

Ampliación del Canal de Panamá: las propuestas de las partes siguen distantes

Foto del Canal de Panamá (archivo).
Foto del Canal de Panamá (archivo). DreamPictures / Gettys images

La administración del Canal de Panamá y el consorcio encargado de la ampliación de la vía presentaron este 7 de enero propuestas y contrapropuestas de inyección de fondos al proyecto, aún distantes una de otra como para resolver el conflicto que amenaza con suspender las obras. 

Anuncios

Tras su primera reunión en una semana de enfrentamiento por las obras de la vía, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ofreció este martes un adelanto de 100 millones de dólares de anticipo y la extensión a dos meses del plazo en el que el consorcio le debe pagar 83 millones ya adelantados.

La ACP pidió a Grupo Unidos por el Canal (GUPC) que aporte 100 millones a fin de hacer una inyección total de 283 millones de dólares -con lo que ya anticipó y va adelantar- para continuar las obras. Pero GUPC, que aceptó aportar en ese fondo conjunto, pidió a ACP un anticipo de 400 millones de dólares y que extienda la moratoria de los 83 millones no sólo por dos meses sino “hasta el final del periodo de arbitraje” sobre su reclamo de sobrecostos, según un comunicado.

El consorcio, liderado por la constructora española Sacyr, amenazó a la ACP, el 30 de diciembre, con parar la ampliación de la vía si antes del 20 de enero no atendía su reclamo de 1.600 millones por sobrecostos. “Si ellos no aceptan y no levantan la advertencia de suspensión de la obra, entonces daríamos el próximo paso de terminar el contrato si es necesario”, advirtió el administrador del Canal, Jorge Quijano.

Sin mencionar el plazo que impuso, GUPC calificó la propuesta de ACP de “solución parcial” y dijo comprometerse “a seguir el diálogo para pasar de una propuesta de corto plazo a una de largo plazo que permita la culminación de la obra”.

El diálogo se abrió luego de que la ministra española de Fomento, Ana Pastor, viajara de emergencia a Panamá, se reuniera con el mandatario Ricardo Martinelli y lograra el lunes que el GUPC aceptara, como exigía ACP, buscar una salida dentro del contrato.

“Me voy con la satisfacción de haber logrado un acercamiento entre la ACP y GUPC y espero que todo termine bien”, dijo Pastor tras reunirse nuevamente el martes con Martinelli antes de retornar a España. Pero Quijano señaló temprano que “aún hay mucha tela que cortar”, y dijo haber visto en la reunión con GUPC a Manuel Manriquez, presidente de Sacyr, “atendiendo la propuesta” de ACP, aunque reconoció que el consorcio buscaba una solución “a más largo plazo”.

La ACP condicionó los fondos extra a que GUPC los use para pagar contratistas y subcontratistas, a que envíe en febrero a Panamá cuatro compuertas por cuya construcción ya pagó, y a la contratación de los trabajadores necesarios para que avance la obra. La ampliación del Canal, que cuesta 5.200 millones dólares -3.200 millones para un tercer juego de esclusas que adelanta GUPC- comenzó en 2009 y debía terminar este año, en el centenario de la vía, pero con nueve meses de retraso ahora concluiría en junio de 2015.

“La obra ha bajado su ritmo significativamente porque ahora su producción está entre 30 y 40% de actividad”, dijo Quijano, preocupado por el impacto del conflicto en la construcción de las esclusas. GUPC acusa a la ACP de darle información geológica equivocada sobre un área del terreno donde adelanta las obras, lo que -sostiene- generó los sobrecostos, que representan un aumento del 50% en el valor de las nuevas esclusas. Según Quijano, esas afirmaciones “carecen de sustento”.

Ambas partes están dispuestas a agilizar el proceso de reclamaciones a través de instancias de resolución de conflictos establecidas en el contrato, que incluyen un arbitraje internacional.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas