Saltar al contenido principal
Estados Unidos

La expresión OK nació hace 175 años

RFI
Texto por: RFI
3 min

¿Quién no ha dicho OK alguna vez en su vida? La expresión pronunciada y escrita más popular en el mundo, que supera incluso a la palabra ‘mamá’, nació en 1839. Aunque no figura en el Diccionario de la Real Academia Española, ‘okey’ es muy usado en varios países latinoamericanos.

Anuncios

Por Elisenda Panadés

Estas dos letras aparecieron escritas por primera vez el 23 de marzo de 1839 en 'The Boston Morning Post', uno de los rotativos más populares de Estados Unidos en ese entonces. Según el profesor de la Universidad de Columbia, Allen Walker Read, ése es el registro más antiguo de OK. Figura en un artículo sobre un grupo fundado en 1838 cuyo propósito era oponerse a una ley municipal que prohibía que sonaran las campanas para la cena.

Con los años, el OK se ha convertido en la expresión mundial más utilizada para expresar o pedir un acuerdo. Omnipresente en el castellano de América Latina, el “okey” pierde la batalla ante el “vale” en España. Quizás por ello, el Diccionario de la Real Academia Española no lo recoge, a diferencia de otros diccionarios como Le Petit Robert y el Diccionario de uso del español de María Moliner.

Sobre su origen, se sabe que no viene del latín ni del griego u otra lengua antigua. Pero todo lo demás son especulaciones. Según distintas teorías, el OK es una derivación de la expresión escocesa “och aye”, de la griega “ola kala” (está bien) o de la francesa “aux Cayes”, que se refiere a un puerto haitiano famoso por su ron.
Sin embargo, para el diccionario de Oxford, que rechaza todas estas hipótesis, el OK sería una abreviatura de “orl korrekt”, expresión que se utilizaba en la década de 1830, derivada – con faltas de ortografía incluidas – del “all correct” (todo está bien). En esa época estaba de moda el uso de frases graciosas inspiradas en errores de ortografía.

OK entró realmente en el lenguaje en 1840, durante la campaña electoral de un candidato demócrata a la presidencial, Martin van Buren, quien se convirtió en el octavo presidente de Estados Unidos. Era una época en que habían proliferado también otras abreviaturas, por ejemplo NG para “no go” (no ir), GT para “gone to Texas” (partió a Texas) y SP para “small potatoes” (papas pequeñas).

Pero estas palabras no han tenido el éxito del OK, cuya repercusión mundial vendría con la Segunda Guerra Mundial, según cuenta M. Metcalf, autor de La Historia Improbable de la Mayor Palabra de América.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.