Economía y finanzas

La economía cubana a la hora del deshielo

El presidente Barack Obama saluda Raúl Castro durante los funerales de Nelson Mandela en Johannesburg, el 10 de diciembre de 2013.
El presidente Barack Obama saluda Raúl Castro durante los funerales de Nelson Mandela en Johannesburg, el 10 de diciembre de 2013. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El anuncio simultáneo, por boca de Barack Obama y de Raúl Castro, de un acercamiento entre Washington y la Habana inagura una nueva era en las relaciones de ambos países. Incluído el probable fin del embargo, lo que abre nuevas perspectivas y desfíos para la economía cubana.

Anuncios

Sujeta a un embargo de medio siglo, la economía cubana padece de diversos males que no serán remediados de la noche a la mañana. A los problemas del bloqueo estadounidense se agregan serios obstáculos estructurales en una economía basada en la exportación servicios, con una basa productiva reducida y niveles muy bajos de crecimiento y de inversión.

La reciente ley de inversiones extranjeras, entrada en  vigor el mes de junio pasado, la ampliación del puerto de Mariel  a unos 50 kilómetros de la Habana, son algunas de las cartas con las que las autoridades cubanas buscan revitalizar la economía. El país gasta unos 2.000 millones de dólares anuales para importar  un 80% de los alimentos que consumen los 11 millones de cubanos.

 

El acercamiento con los Estados Unidos aportará en lo inmediato, mejoras de ingresos en el sector turístico por la facilitación de los viajes y la subida del límite de las remesas que pasa de 500 a 2.000 dólares trimestrales. Pero subsisten problemas estructurales e incluso resistencias al cambio.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas