El Invitado de RFI

Stéphane Witkowski: "Todo es negociable entre Estados Unidos y Cuba"

Audio 13:08
La cubana Josefina Vidal está a cargo de las discusiones con su homóloga estadounidense Roberta Jacobson.
La cubana Josefina Vidal está a cargo de las discusiones con su homóloga estadounidense Roberta Jacobson. Reuters

Estados Unidos y Cuba abordaron este jueves sus "diferencias profundas" en derechos humanos y otros temas. Cerraron así sus primeras conversaciones de alto nivel en 35 años sin fijar una fecha para reabrir embajadas. Acordaron volver a dialogar. Esto sucedió cinco semanas después de la histórica reconciliación anunciada por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro. Stéphane Witkowski es presidente del consejo del gestión del Instituto de Altos Estudios sobre América latina en París, especialista de Cuba. Con él repasamos las pláticas que ocupan a los dos países y varios temas que los vinculan.

Anuncios

Stéphane Witkowski, especialista de Cuba.
Stéphane Witkowski, especialista de Cuba.

Representantes cubanos y estadounidenses sostuvieron conversaciones de alto nivel poniendo fin a medio siglo de ruptura. Previamente, ambos países habían mandado mensajes de reconciliación: Cuba liberó a 53 presos políticos y también al estadounidense Alan Gross, y Estados Unidos flexibilizó los intercambios comerciales y turísticos con La Habana. El jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry se dijo favorable en viajar a Cuba "cuando sea el momento". Con estas bases las dos negociadoras Roberta Jacobson, del lado estadounidense y Josefina Vidal del lado cubano pudieron comenzar una negociación titánica.

RFI: El primer tema de conversación fue la inmigración. Ambos países intercambiaron sus vistas, que siguen antagónicas. ¿Se vislumbra algun cambio en este rubro?

S.W: Las conversaciones migratorias son muy importantes. Este encuentro tiene el objetivo de evaluar la marcha a seguir para enfrentar la immigración ilegal y el tráfico de immigrantes. Quiero subrayar que los temas de immigración no son recientes. La preocupación para los cubanos es la ley de "pies secos/pies mojados" que estimula la emigración. Lo más importante ahora es restablecer las relaciones diplomáticas.

RFI: A Cuba le interesa que Estados Unidos retire la isla de la lista de países que apoyan al terrorismo. ¿Es algo factible?

S.W: Es ago factible. Cuba nunca ha estado involucrada en ataques terroristas y el país ha sido víctima de ataques. Más bien, cada vez que las autoridades cubanas han sabido de un posible ataque contra Estados Unidos han comunicado las informaciones a la inteligencia estadounidense. Existe ya una cooperación policíaca que en privado los estadounidenses califican de "ejemplar".
 

RFI: Estados Unidos levantó una serie de restricciones en materia de turismo, de servicios bancarios y de envío de dinero. Parece que la Casa Blanca no ha esperado al Congreso para desmantelar parcialmente el embargo. ¿Qué margen de maniobra tiene el presidente Obama?

S.W: El presidente Obama puede utilizar las prerrogativas ejecutivas en aquellos aspectos que no requieran la aprobación del congreso. Como presidente puede dar órdenes a la dirección del Tesoro para no perseguir a los estadounidenses que no respeten el embargo. Obama tiene dos años por delante sin presión electoral.

RFI: La opinión pública estadounidense y parte de la clase política también está de acuerdo con poner fin al bloqueo. ¿Qué ventajas económicas representa esto para Estados Unidos y para Cuba?

S.W: Se trata de establecer cooperaciones para que los grandes grupos estadounidenses tengan acceso a la economía cubana. Acuerdo que beneficiaría a los dos países de manera más equilibrada. Hay que saber que ya existe cierta flexibilidad en productos alimenticios y farmacológicos.

RFI: Un tema complicado es el de las expropiaciones de empresas norteamericanas por la revolución, que fue el motivo del bloqueo económico hace más de medio siglo. Casi 6000 empresas exigen una indemnización, Cuba por su parte pide 100.000 millones de dólares por el costo del bloqueo. ¿Están dispuestas a negocias las partes?

S.W: Están dispuestas a negociar pero es un tema muy difícil de evaluar. Las discusiones van a abarcar más de 54 años de bloqueo. Va a ser una parte importante de las charlas.

RFI: Este viernes la representante estadounidense Roberta Jacobson se reúne con un grupo de disidentes. Con este deshielo político, ¿cómo queda la oposición/disidencia cubana ?

S.W: Todo es posible negociar entre los Estados Unidos y Cuba pero la soberanía nacional no puede ser un argumento de negociaciones, es lo que ha dicho Raúl Castro. Es importante reunirse con la sociedad civil en Cuba, con los disidentes. Los dirigentes cubanos están de acuerdo también. Es un espíritu constructivo. Pero del punto de vista cubano, los sistemas políticos y económicos deben ser respetados y evitar toda ingerencia.

RFI:Estados Unidos aceptó reanudar relaciones diplomáticas sin mayor concesión política cubana a parte de la liberación de presos. Cosa que muchos republicanos cubanos reprueban profundamente. ¿Lo ve como un pragmatismo económico?

S.W: Pragmatismo económico y pragmatismo político. Los republicanos también pueden ser pragmáticos cuando se trata de Cuba. Hay varios ejemplos en el pasado de republicanos que han sido flexibles comenzando por Nixon. El campo de cooperación es hoy en día muy grande entre los dos países y va a seguir creciendo a raíz de las actuales negociaciones.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas