Saltar al contenido principal
Chile

La Iglesia Católica le pone trabas al proyecto de ley del aborto en Chile

La presidenta Michelle Bachelet al presentar el proyecto de ley de aborto que permitiría interrumpir el embarazo por tres causas: inviabilidad fetal, riesgo de la vida de la madre y violación.
La presidenta Michelle Bachelet al presentar el proyecto de ley de aborto que permitiría interrumpir el embarazo por tres causas: inviabilidad fetal, riesgo de la vida de la madre y violación. Gobierno de Chile
Texto por: RFI
4 min

Nada más estampar la firma en el flamante proyecto de ley del aborto -que permite la interrupción del embarazo en caso de inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre o violación- le llovieron las críticas a la presidenta chilena Michelle Bachelet. Las más duras vinieron desde la Iglesia Católica que incluso llegó a evocar que no acataría el proyecto que pronto podría convertirse en ley.

Anuncios

Las voces críticas no se hicieron esperar. No pasaron ni un par de horas desde que la presidenta chilena Michelle Bachelet presentara su proyecto de ley del aborto, para que la Iglesia Católica se levantara contra una reforma que dicen va contra sus convicciones más profundas. El primero en reaccionar fue el rector de la Universidad Católica de Chile, una entidad privada de la que depende una amplia red de salud en el país sudamericano. Ignacio Sánchez, el rector en cuestión, señaló que los abortos no se llevarán a cabo en dicha red de salud: ‘nosotros no somos el único centro de salud que está en nuestro país, en nuestra ciudad. Por lo tanto si un médico piensa que el aborto es algo factible para él, está en pleno derecho personal, pero tendrá que trabajar en otra institución’, dijo el rector en una entrevista con CNN Chile.

Evita así que cualquiera de los médicos afiliados a la mencionada red de salud se tome al pie de la letra lo propuesto en el proyecto de la presidenta Bachelet, donde se indica que ‘un médico podrá abstenerse de practicar un aborto, pero que no podrá excusarse cuando una mujer lo requiera de forma inmediata e impostergable y no exista otro profesional que pueda realizarlo’.

Más tarde vino el turno del cardenal Ricardo Ezzati quien tachó de grave el que un católico aprueba una doctrina contraria a su fe, haciendo referencia a los parlamentarios católicos que puedan votar a favor del proyecto enviado al Congreso por la mandataria chilena.

En Chile un 67% de la población es de confesión católica, según el último censo realizado en el país.

El aborto según Bachelet

La presidenta decidió dar la noticia un sábado, queriendo tal vez dejar atrás el viernes para no fomentar la polémica y el domingo por su evidente relación con el catolicismo. Michelle Bachelet dio así un paso importante en su calendario legislativo –otro más luego de la reforma tributaria y de la de educación-, cumplía también una de sus promesas de campaña. La ley del aborto es un viejo anhelo de un sector de la sociedad chilena, incluso una demanda de organismos internacionales: Chile es uno de los siete países en el mundo donde el aborto no es permitido en ninguna de sus formas.

Los hechos han demostrado que la prohibición absoluta y la criminalización de toda forma de interrupción de embarazo no han impedido ni impiden la práctica en condiciones de gran riesgo y salud para las mujeres’, dijo la mandataria al momento de dar a conocer el proyecto que prevé el aborto para casos de inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y violación.

Unas 16.510 mujeres ingresan al año a hospitales chilenos por embarazos con peligro de vida para la madre o malformaciones fetales.

Se trata de un gran paso’, dice a RFI Claudia Dides, socióloga y presidenta del Movimiento por la Interrupción del Embarazo. ‘Era una posibilidad que teníamos las chilenas hasta el año 1989 y que fue derogado en plena dictadura. Lo que comienza ahora es la batalla legislativa donde sin duda diferentes fuerzas conservadoras estarán contra la ley del aborto’.

Desde principios de la década de los 90 al menos 10 proyectos para reinstaurar el aborto, en diferentes modalidades, han sido presentados al Congreso Nacional. La mayoría han sido rechazados y un par sigue en tramitación. Determinante es saber que otros tres, presentados por el sector conservador, han sido enviados a tramitación para elevar las penas a quienes aborten o para subir el quórum necesario para aprobar una reforma constitucional.

Pero según Claudia Dides ‘la situación chilena ha cambiado en términos de contexto político y como sociedad reivindicamos distintos tipos de reformas, como la de la educación. En ese sentido los legisladores y partidos políticos que no sigan lo que pide la gente, difícilmente van a poder volver a tener sus escaños en las próximas elecciones’.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.