Noticias de América

¿Alguien quiere derrocar a Nicolás Maduro?

Audio 05:30
Nicolás Maduro en la ceremonia de conmemoración del 2° aniversario de la muerte de Chávez, Caracas, 5 de marzo de 2015.
Nicolás Maduro en la ceremonia de conmemoración del 2° aniversario de la muerte de Chávez, Caracas, 5 de marzo de 2015. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Por: Raphael Morán
8 min

Ante supuestas pruebas presentadas por Nicolás Maduro, cabe preguntarse si se justifica o no la acusación permanente de complot que el gobierno chavista lanza contra otros países. "Hay sectores en Venezuela y en Estados Unidos a los que les encantaría tumbar al gobierno de Nicolás Maduro", reconoce el experto David Smilde. Sin embargo, no hay pruebas de una implicación de la Casa Blanca.

Anuncios

El presidente de Venezuela presentó en su programa semanal de radio y television una grabación que demuestra, según él, la existencia de una conspiración para derrocar a su gobierno.

Maduro afirma que, desde Nueva York, un presunto detractor del régimen chavista, Carlos Osuna, leyó un texto que debía ser difundido en la televisión venezolana, justo en el momento en que un supuesto golpe de estado ya estuviese en marcha en Venezuela.

No es la primera vez que el gobierno chavista acusa a países extranjeros de intentos de desestabilización. El Departamento de Estado negó rotundamente su implicación en semejante conspiración.

¿A quién creer? ¿Son admisibles estas grabaciones? Para el sociólogo de la Universidad Central de Venezuela Antonio Pérez Hernáiz, las múltiples denuncias de un complot norteamericano forman parte del ADN del discurso chavista. Opina que tienen una funcion interna.

Reales o no, las acusaciones de conspiración intervienen en el pulso diplomático entre Caracas y Washington, que culminó en 2010 con el retiro mutuo de embajadores. En diciembre pasado, Estados Unidos impuso restricciones de visas a funcionarios venezolanos, presuntos culpables de violaciones de los derechos humanos. En algunos casos llegó al congelamiento de sus bienes.

Venezuela respondió con la instauración de visas obligatorias para todos los ciudadanos estadounidenses. Caracas exigió también la reducción del personal diplomático de Estados Unidos en su suelo.

En este contexto, ¿cómo ha respondido la Casa Blanca a las arengas anti imperialistas de Nicolas Maduro? Para David Smilde, del Instituto WOLA, la réplica obedece a la filosofía de ojo por ojo y diente por diente, estimando que tal actitud "es contraproducente".

Este viernes, una comitiva diplomática de la UNASUR viaja a Caracas, tras la agudización de la crísis política en Venezuela, expresada entre otros elementos por el encarcelamiento del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, figura destacada de la oposición.

Entrevistados: David Smilde, sociólogo, especialista en Venezuela, Instituto WOLA; Antonio Pérez Hernáiz, sociólogo, Universidad Central de Venezuela.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas