Literatura/Uruguay

Muere el escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano

Eduardo Galeano en "El Brasilero", su bar preferido de Montevideo, el 25 de octubre de 2002.
Eduardo Galeano en "El Brasilero", su bar preferido de Montevideo, el 25 de octubre de 2002. ©Reuters.
Texto por: RFI
7 min

El autor de ‘Las venas abiertas de América Latina’ falleció este lunes a los 74 años en Montevideo tras permanecer internado varios días, enfermo de un cáncer de pulmón. Deja una obra considerada uno de los grandes clásicos del pensamiento de izquierda antiimperialista. Su ensayo, traducido a una veintena de idiomas, sigue siendo una referencia política.

Anuncios

El periodista, escultor y escritor Eduardo Hughes Galeano (Montevideo, 1940) falleció este lunes a los 74 años de edad luego de permanecer varios días internado el sanatorio Casmu por un cáncer de pulmón que padecía, informó la editorial Siglo XX, para la que trabajaba.

Nacido en el seno de una familia de clase alta católica, Galeano inició su labor periodística a los 14 años, como caricaturista, en las páginas del semanario El Sol, perteneciente al Partido Socialista. En los años 60, se convirtió en el editor del semanario Marcha y del diario Época.

En 1971 firmó una de las obras más influyentes de la izquierda latinoamericana: “Las venas abiertas de América Latina", donde denunciaba la opresión de la región desde la colonización europea hasta la explotación en el momento en el que escribía. Su intención era “explorar la historia para impulsar a hacerla".

"Su libro, Las venas abiertas de América latina, ha despertado la conciencia de todo un continente", dijo a RFI Ignacio Ramonet, el ex director del Monde Diplomatique.

La obra, traducida a una veintena de idiomas, volvió a las listas de mejores ventas en 2009, luego de que el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, le entregara a Barack Obama un ejemplar del libro.

 Al final de su vida, Galeano estimó sin embargo en una entrevista al diario español El País que no volvería a leer este trabajo, que fue prohibido durante años por dictaduras latinoamericanas. “No me arrepiento de haberlo escrito, pero es una etapa que, para mí, está superada”, sostuvo en mayo de 2014.

"No sería capaz de leerlo de nuevo. Caería desmayado. Para mí, esa prosa de la izquierda tradicional es aburridísima. Mi físico no aguantaría. Sería ingresado al hospital", sostuvo durante una rueda de prensa en Brasil.

Y en cuanto a la recomendación de Chávez, agregó: “Ni Obama y ni Chávez entenderían el texto […]. Él [Chávez] se lo entregó a Obama con la mejor intención del mundo, pero le regaló a Obama un libro en un idioma que él no conoce. Entonces, fue un gesto generoso, pero un poco cruel”.

En 1973, el golpe militar llevó a Galeano a instalarse en Buenos Aires, donde se puso al frente de la prestigiosa revista cultural Crisis, antes de emigrar a España. Recién en 1985 pudo regresar a su ciudad natal, donde fundó Brecha  -junto a ex compañeros de Marcha-, en la que continuó hasta el final como miembro del consejo asesor.

Entretanto,  vivía su pasión por el fútbol, como fanático de Nacional, pero también como narrador de cuentos sobre el deporte más popular del continente.  Sobre esta temática publicó en 1995 "El fútbol a sol y a sombra".

Antes, escribió la novela "Los días siguientes" (1963),  el libro de cuentos "Los fantasmas de los días del león y otros relatos" (1967). Firmó "Vagamundo" (1973) y "La canción de nosotros" (1975, que le dio el premio Casa de las Américas), donde mezcló ficción y testimonio.

Luego se puso al frente de la trilogía "Memoria del fuego" (I - Los nacimientos, 1982, II - Las caras y las máscaras, 1984, y III - El siglo del viento, 1986), retratando el pasado indigenista latinoamericano. De regreso a Uruguay, editó en 1989 "El libro de los abrazos".

En una de sus últimas apariciones públicas, acompañado por un piano en estudio de televisión español, el escritor reivindicó su "derecho al delirio".

"Qué tal si deliramos por un ratito (...) para adivinar otro mundo posible. El aire estaría limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones, la gente no será manejada por el automóvil ni programada por el ordenador ni comprada por el supermercado ni mirada por el televisor", invitó a soñar. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas