Chile

Bachelet pide que se vayan todos (sus ministros)

La presidenta Michelle Bachelet anuncia que habrá nueva Constitución en Chile.
La presidenta Michelle Bachelet anuncia que habrá nueva Constitución en Chile. Gobierno de Chile
Texto por: Braulio Moro
3 min

La forma no fue la mejor y el tiempo político tampoco. Pero la crísis de confianza de los chilenos en el gobierno y los partidos políticos corría riesgo de desbordarse. Para poner fin a un descontento que iba en crescendo la presidenta Michelle Bachelet decidió anunciar en forma sorpresiva, el martes 6, el cambio de su gabinete.

Anuncios

La declaración fue lacónica. ‘Hace algunas horas le pedí la renuncia a todos lo ministros y me voy a dar 72 horas para tomar la decisión (de) quiénes se quedan y quiénes se van’, dijo la presidenta durante una entrevista con el noticiario de Canal 13. Sobre la forma, los observadores notarán que hace menos de un mes Michelle Bachelet declaró en otra emisión de televisión sobre un posible cambio de su gabinete ‘no lo voy a anunciar en una entrevista’. A propósito del tiempo político, el momento del anuncio también dió de qué hablar. Chile está enfrascado en un juicio contra Bolivia por el acceso al mar que éste último exige desde hace muchos años; su canciller, Heraldo Muñoz, encabeza la delegación chilena ante la Corte de Justicia de la Haya. Tras la declaración televisada  el palacio de La Moneda debió apresurarse para anunciar que Muñoz se queda.

Apenas 14 meses después del inició de su segundo mandato, la presidenta Bachelet aparece debilitada, cercada por la ola escándalos de corrupción que afectan a importantes hombres de negocios, políticos, su ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo y sobretodo a su hijo, Sebastián Dávalos, y su nuera, involucrados en una multimillonaria y turbia historia inmobiliaria con la empresa propiedad de ésta última. Dávalos y su esposa son investigados por ‘uso de información privilegiada’ y ‘tráfico de influencia’, tras concretar una millonaria operación de compra-venta de terrenos en el sur del país. Tras destaparse el caso la popularidad de Michelle Bachelet no ha dejado de caer en picada.

Considerado como uno de los países con menores niveles de corrupción de América Latina, la población observa sorprendida el destape de esos escándalos. Y exige cambios. En ausencia de éstos la popularidad de la mandataria se desplomó. Apenas poco más de un tercio de los chilenos apoya su gobierno contra 68% que lo desaprueba. Un récord.

La semana pasada Michelle Bachelet anunció una importante reforma contra la corrupción, así como un proceso para conducir a una nueva Constitución que remplace la que impuso la dictadura militar de Augusto Pinochet en 1980. El tiempo apremia. La apuesta de la mandataria debería permitirle recuperar de nuevo la confianza de los chilenos. El próximo lunes 11 sabremos quiénes son los elegidos que deberán acompañarla el resto de su mandato
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas