Saltar al contenido principal
Noticias de América

Colombia, ¿la paz en peligro?

Audio 04:15
Iván Márques (izquierda) de las FARC y el negociador Pastor Alape a su llegada a las discusiones sobre la paz en Colombia, La Habana, 21 de mayo de 2015.
Iván Márques (izquierda) de las FARC y el negociador Pastor Alape a su llegada a las discusiones sobre la paz en Colombia, La Habana, 21 de mayo de 2015. REUTERS/Enrique de la Osa
Por: Santiago Rosero
7 min

Varios enfrentamientos recientes entre el ejército y la guerrilla ponen a prueba la continuación de las negociaciones que se reiniciaron este lunes en La Habana. La delegación de las FARC considera que esos acontecimientos son un retroceso en el diálogo.

Anuncios

Debido al bombardeo de una base de las FARC, en el Cauca, al sureste del país, por el ejército, el grupo guerrillero suspendió al día siguiente el alto el fuego unilateral e indefinido adoptado hace cinco meses. A ese bombardeo siguió otro, el sábado, en Antioquia. En total, fallecieron 37 guerrilleros. Antes, el 15 de abril, las FARC bombardearon al ejército, también en la región del Cauca, matando a 11 militares.

En medio de esa crisis arrancó en La Habana una nueva ronda de las negociaciones iniciadas en noviembre de 2012, y allí, el comandante guerrillero Pablo Catatumbo declaró ante la prensa que "los luctuosos acontecimientos ocurridos la semana pasada son un paso atrás en lo avanzado hasta ahora en la mesa de diálogo”, mientras que la delegación del gobierno no se pronunció al respecto.

¿Las negociaciones en peligro?

David Correal, investigador del CERAC, Centro de Recursos para Análisis de Conflictos, en Colombia, considera que “el levantamiento del cese al fuego unilateral por parte de las FARC sí genera una crisis en el proceso de paz, así como efectos negativos en la seguridad social respecto al conflicto; pero no significa un rompimiento de la negociación”. Sin embargo, añade el analista, “sí provocará la pérdida del apoyo ciudadano en las negociaciones, lo cual comenzó con la emboscada a las FARC en el Cauca, y también generará que los sectores opuestos al proceso de paz y también un amplio sector de la opinión pública pidan una ofensiva militar y con eso ejerzan una presión constante para acelerar los acuerdos”.

Uno de los más recios nudos de las negociaciones se refiere al momento y a las circunstancias del alto el fuego bilateral y definitivo. Mientras que las FARC consideran que debe darse antes de que terminen los diálogos en la mesa de discusiones, el gobierno sostiene que se deben alcanzar primero los seis puntos pactados, de los cuales tres (materia agraria, participación política y drogas ilícitas) ya han sido consensuados. Está pendiente el fin del conflicto mismo; es decir, abandonar el uso de las armas, compensar a las víctimas y refrendar lo acordado. El punto acerca de las víctimas, que es el que se discute actualmente, lleva ya un año sobre la mesa y aún se muestra turbio.

Por otro lado, este fin de semana, el presidente Juan Manuel Santos anunció que en los próximos días viajará a Roma para entrevistarse con el papa Francisco y pedirle que interceda en el proceso de paz en su país. Varios expertos colombianos consideran que se trata de un esfuerzo importante para crear más presión internacional, con el fin de darle salida a esta guerra que, según cifras oficiales, ha dejado ya 220.000 muertos.

Entrevistado: David Correal, investigador del CERAC.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.