Noticias de América

British Petroleum indemniza a Estados Unidos por derrame en el Golfo de México

Audio 04:23
Un obrero de British Petroleum limpia una playa contaminada por el derrame de la plataforma petrolera Horizon Deepwater, Port Fourchon, Luisiana, 23 de mayo de 2010.
Un obrero de British Petroleum limpia una playa contaminada por el derrame de la plataforma petrolera Horizon Deepwater, Port Fourchon, Luisiana, 23 de mayo de 2010. Reuters/Lee Celano/Files

La empresa British Petroleum pagará 18.700 millones de dólares a Estados Unidos para zanjar las demandas que tiene en aquel país, a causa de la contaminación provocada por el gigantesco derrame petrolero de 2010. BP indemnizará al gobierno federal y a los cinco estados directamente afectados -  Florida, Alabama, Luisiana y Texas - además de responder a denuncias civiles y demandas de autoridades locales.

Anuncios

Desde luego, el anuncio de la compañía británica vuelve a traer a la mesa la situación del lado mexicano, donde cinco estados padecieron los daños del derrame. México había descartado presentar cualquier acción jurídica contra la BP, y el gobierno de Felipe Calderón entendió que la Secretaría de Medio Ambiente no debía entablar ninguna demanda contra la petrolera.

Ya con Enrique Peña Nieto en el poder, México hizo un reclamo oficial ante una Corte de Luisiana, en nombre de los estados involucrados. Sin embargo, el intento fue infructuoso, lo que llevó a un grupo de cerca de 25.000 pescadores mexicanos, de tres de los cinco estados afectados, a organizarse por su cuenta y a presentar una demanda en tribunales estadounidenses para reclamar una indemnización.

Las comunidades pesqueras exigen al presidente Peña Nieto que cumpla su promesa de proteger el medio ambiente y de obligar a las empresas contaminandoras a pagar. En el caso de los estados mexicanos, los efectos han sido devastadores, con una notable baja de la producción pesquera, según explica Raúl Estrada, de la ONG Greenpeace, México.

En una carta conjunta, los pescadores también afirmaron que la falta de apoyo del gobierno federal a sus demandas de indemnización sienta un mal precedente en México. No hay que perder de vista que pronto se instalarán multinacionales de la extracción y el tratamiento de hidrocarburos en el país, como consecuencia de la reforma energética.

Según cálculos del estado mexicano, los daños ascenderían a 11 millones de dólares, aun si el impacto medioambiental es incalculable. Por el momento, no hay ningún pronunciamiento del gobierno de Enrique Peña Nieto en relación a las indemnizaciones anunciadas por la BP, y por ahora nada indica que se apelen los fallos de la Corte de Luisiana o que el estado mexicano acompañe las demandas de las comunidades pesqueras.

Entrevistado: Raúl Estrada, Greenpeace, México.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas