Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

El Zika reactiva el debate sobre el aborto en Latinoamérica

Audio 12:11
Una brasileña embarazada de cinco meses se protege contra los mosquitos, en Río de Janeiro, el pasado 28 de enero de 2016.
Una brasileña embarazada de cinco meses se protege contra los mosquitos, en Río de Janeiro, el pasado 28 de enero de 2016. REUTERS/Pilar Olivares
Por: Lucile Gimberg

La rápida expansión del virus del Zika y su presunta relación con malformaciones congénitas en recién nacidos ha vuelto a abrir el debate sobre el aborto en América Latina.

Anuncios

Brasil, el país más afectado de la región, con un millón y medio de personas contaminadas por el Zika, ha confirmado desde octubre más de 500 casos de bebés con microcefalia, es decir con un cráneo anormalmente pequeño, contra un promedio anual de 150 casos. 120 bebés han fallecido por ello y muchos tienen retrasos en su desarrollo.

¿Abortar de manera preventiva o correr el riesgo de tener un bebé con microcefalia? Es el drama al que se están enfrentando muchas mujeres en América Latina en este momento. Una región donde el derecho a abortar está muy restringido.

Desde el primero de febrero, la ONG holandesa Women on Web ofrece por internet píldoras gratuitas a las embarazadas infectadas con el Zika para provocar, si lo desean, un aborto medicinal seguro.

A principio de febrero, la Organización Mundial de la Salud declaró el estado de emergencia sanitaria de alcance internacional y la ONU fue directamente al grano, instando a los países afectados por el virus del Zika a descriminalizar el aborto y facilitar el acceso a la contracepción.

Un mensaje que desató la ira de los sectores católicos, muy influyentes en la región. "La ONU actúa como un Herodes moderno", se escandalizó el arzobispo de Lima.

En América Latina, aparte de Cuba, Uruguay y la ciudad de México, interrumpir su embarazo es arriesgar la cárcel. No hay ninguna excepción en Nicaragua, Chile, Salvador y Honduras, mientras que otros países permiten el aborto terapéutico, principalmente en caso de violación o de riesgo para la vida de la madre o del feto, como en Brasil.

En el Salvador, donde interrumpir un embarazo se castiga con hasta cuarenta años de cárcel tanto para la mujer como para el médico que lo realice, las autoridades llamaron a las salvadoreñas a evitar embarazos este año y en 2017.

Algo similar hizo Colombia, el segundo país más afectado por el Zika con más de 45.000 casos. Su ministro de Salud llamó a posponer los planes de embarazos de seis a ocho meses. En Colombia sin embargo, las mujeres tienen derecho a abortar en ciertas circunstancias y la interrupción del embarazo es entonces parte del plan de salud y es un servicio gratuito.

En Brasil, ante la tragedia de los niños microcéfalos, un grupo de investigadores, abogados y activistas anunció que presentará un recurso ante la Corte Suprema para que se autorice el aborto cuando el bebé tiene microcefalia y/o cuando la madre está infectada por el virus del Zika.

Sin embargo, el grupo evangélico del Congreso pretende al contrario endurecer la ley. Y, hasta el momento, las pastillas abortivas de la ONG Women on Web son decomisadas por las aduanas brasileñas.

La microcefalia del bebé no se puede diagnosticar antes de los seis meses de embarazo y existen casos menos severos que otros, reconocen las organizaciones de defensa de las mujeres. Pero lo que se pide es que ellas tengan información y puedan decidir si corren el riesgo o no.

Este debate social y de salud pública podría seguir creciendo pues "las cosas pueden empeorar antes que mejorar", dijo este mes de febrero Margaret Chan, la directora general de la Organización Mundial de la Salud, con respecto al brote del Zika.

Entrevistadas: Leticia Zenevich, portavoz para América Latina de Women on Web, Mónica Roa, portavoz de Women's Link Worldwide en Colombia, y Lenise García, bióloga y presidenta de la asociación pro-vida Brasil Sin Aborto.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.