Noticias de América

El gobierno colombiano y el ELN anuncian comienzo de negociaciones de paz

Audio 05:45
Guerrilleros del Ejército Nacional de Liberación (ELN) de Colombia.
Guerrilleros del Ejército Nacional de Liberación (ELN) de Colombia. Foto: Fundación Paz y Reconciliación

Tras más de dos años de charlas preliminares, el gobierno colombiano y el Ejército de liberación nacional, el ELN, anunciaron este miércoles el inicio de negociaciones de paz ; en un acto oficial en Caracas, Venezuela. De esta forma el segundo grupo rebelde de Colombia le sigue el paso a las FARC, que están a punto de firmar un acuerdo de paz con las autoridades colombianas.

Anuncios

Con esta declaración se inaugura oficialmente un nuevo proceso de paz que - de ser exitoso- dejaría fuera de circulación a unos 1500 combatientes. Fundada en 1964, esta guerrilla ha reivindicado la influencia de la revolución cubana y la de la Teología de la Liberación. El presidente colombiano Juan Manuel Santos piensa que “el fin de la guerrilla será también el fin de la guerrilla en toda Latinoamérica".

León Valencia, director de la Fundación paz y reconciliación juzga también piensa que el proceso naciente podrá tener un impacto en toda la región. “Marcaría la normalización de la democracia”, dice agregando que “un proceso de paz sin el ELN está chueco”. Ya que en cualquier momento este grupo podría dejar el lugar abandonado por las FARC.

La agenda tendrá seis puntos clave: participación de la sociedad; democracia para la paz; víctimas; transformaciones para la paz; seguridad para la paz y la dejación de las armas; y garantías para el ejercicio de la acción política, que están pactado desde hace más de tres meses.

ELN y FARC, dos procesos distintos

A simple vista, esta lista se asemeja a lo que se ha estado jugando en la Habana con las Farc. Pero el mismo presidente Santos ha dicho que las negociaciones con ambos grupos no son comparables. "El ELN expondrá más los problemas ligados con la extracción minera y pedirá más amplia participación de la sociedad civil", apunta Valencia.

Para Víctor de Currea-Lugo, autor del libro ¿Por qué negociar con el ELN? el principal escoyo es el tema de la dejación de armas. Además recalca que "el gobierno quiere una negociación express que resulte en la desmovilización de las guerrillas sin tocar el modelo social".

La mesa será establecida en Ecuador que ofrece garantías similares a Cuba. Los diálogos transcurrirán además en Venezuela muy involucrada desde el inicio de las charles preliminares, Chile, Brasil y Cuba, que junto con Noruega serán los "garantes" del proceso.

Un proceso sin fecha de fin

Con una sonrisa el autor piensa que las negociaciones durarán lo que tengan que durar. Pero todo apunta a que no se eternizarán ya que el tiempo electoral va a dictar las pautas.

El gobierno de Santos tiene unos dos años para firmar antes de entrar en el período electoral que, por definición, es poco propicio a este tipo de charlas. Es precisamente ese período que espera con ansias el uribismo que se opone ferreamente a las gegociaciones de paz. El ex-presidente y actual senador Alvaro Uribe reúne a los que se oponen a la negociación.

Queda que firmar la paz con las FARC y con el ELN implicaría ponerle fin a más de cincuenta años de conflicto armado en el que al menos 260.000 personas han perdido la vida.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas