Venezuela

Venezuela es una ‘bomba que puede explotar’ dice Capriles

Manifestación opositora el 14 de mayo reclamando el referendo revocatorio.
Manifestación opositora el 14 de mayo reclamando el referendo revocatorio. REUTERS/Marco Bello
Texto por: RFI
3 min

En caso de que el gobierno o el Consejo Nacional Electoral (CNE) bloqueen la consulta que abriría el camino a nuevas elecciones la oposición no descarta un estallido social en Venezuela. La oposición está en alerta tras la orden de Maduro de realizar ejercicios militares y ocupar las fábricas paralizadas.

Anuncios

El presidente Maduro ordenó ayer realizar dentro de una semana ejercicios militares para afrontar lo que denunció como una amenaza externa, en la que justifica el estado de excepción.

El gobierno también va a proceder a la toma de cuatro plantas cerveceras de Polar – la mayor productora de alimentos y bebidas del país – que están paralizadas desde el 30 de abril.

La oposición sospecha que el propósito de esas medidas, las primeras del estado de excepción anunciadas este sábado, es desarticular las protestas opositoras. En una concentración que reunió a unas mil personas, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) advirtió sobre el riesgo de un bloqueo al referendo.

“Si ustedes trancan la vía democrática, nosotros no sabemos qué puede pasar en este país. Venezuela es una bomba que en cualquier momento puede explotar. Y por lo tanto convocamos a todo el pueblo para que se movilice por el revocatorio”, afirmó el dirigente Henrique Capriles.

La oposición, que controla el Parlamento, exigió que el CNE cumpla los plazos legales y realice el referendo este año.

Las movilizaciones ocurrieron luego de que el viernes Maduro firmó un decreto de "estado de excepción y de emergencia económica" contra la "agresión externa" que, aseguró, se cierne sobre su país. El texto aún no fue publicado.

“Maduro ha interpretado que la movilización de la gente en la calle va a obligar a la realización del referendo en 2016, así que desmovilizándola puede maniobrar para posponerlo hasta 2017”, dijo a la AFP la analista y experta en temas de seguridad Rocío Sanmiguel.

Para el sociólogo Héctor Briceño, la medida apunta al "control de la protesta", pues por primera vez en la era chavista podrían coincidir el malestar social y el político. “El momento donde se da esa articulación será el día que digan que no se puede hacer el referendo este año”, declaró a la AFP.

La MUD está a la espera que el CNE –al que acusa de servir al gobierno– valide las firmas que entregó el 2 de mayo para pedir la activación del revocatorio. Si la auditoría es exitosa, la MUD debería recaudar luego cuatro millones de firmas para que se convoque el referendo.

La oposición quiere realizar la consulta este año, pues si se la hace después del 10 de enero de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del período presidencial- y Maduro pierde, los dos años restantes los completaría el vicepresidente, designado por el jefe de Estado.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas