Saltar al contenido principal
Venezuela

Escasez en Venezuela: ‘Esto está como una bomba de tiempo’

Venezolanos hacen una cola para comprar comida frente a un supermercado de Caracas, el 28 de abril de 2016.
Venezolanos hacen una cola para comprar comida frente a un supermercado de Caracas, el 28 de abril de 2016. Fuente: Reuters.
Texto por: RFI
3 min

"No hay agua, no hay luz, no hay comida, no hay producción. Bueno, nos moriremos”, explica a RFI una mujer que como tantos venezolanos hacen interminables colas para tratar de conseguir alimentos. Los corresponsales de nuestra radio en Caracas le tomaron el pulso a una población desesperada por la falta de alimentos.

Anuncios

Con Andreina Flores y Julien González, corresponsales de RFI en Caracas

Venezuela está muy lejos del país rico que solía ser. Se ha convertido en el país con la inflación más alta del mundo: 180% según cifras oficiales y más de 300% según economistas independientes. Y la escasez en alimentos y medicinas, raya en el 80%.

En las aceras, las enormes filas de gente para comprar comida evidencian esta realidad: "No hay agua, no hay luz, no hay comida, no hay producción. Bueno, nos moriremos. Eso es lo que estamos esperando: morirnos", denuncia una mujer en las calle de la capital venezolana.

"Ayer estuve toda la mañana desde las 6 hasta las 3 de la tarde y lo que logré comprar fue un kilito de pasta. Estamos pasando hambre. Uno quiere llevar algo para la casa, una bolsa de azúcar, una harina, un café y no hay. No hay nadie que dé la cara", protesta un hombre en la cola.

"Nos vamos a morir de hambre aquí y a ellos no les importa porque ellos no están haciendo esta cola. Nosotros pasamos todo un día aquí. Que venga Maduro a hacer esta cola", exige una mujer.

Por supuesto, la falta de comida ha traído conflicto: en los mercados, en las calles, los venezolanos se pelean por un kilo de pollo o un paquete de harina. Y además se han registrado saqueos en diferentes ciudades del país.

En el barrio comercial del Chacao, la cola delante de una tienda es interminable. Igual, Alejandra no tiene suerte, su documento de identidad no le permite comprar ese martes, por lo que volverá el día siguiente. “Tengo que adaptar las horas horarios de trabajo con mi otra actividad, que es encontrar para la casa. El miércoles prácticamente yo no trabajo. He tenido que hacer trueque: champú por pasta dental, etcétera. La emergencia económica no ha mejorado nada, sólo ha hecho que los precios se hayan disparado. Siento frustración, indignación”, asegura.

Este profundo descontento que se respira en el aire es el caldo de cultivo que muchos temen para que se produzca un estallido social general. Simón es un camarero del centro de la ciudad. Este ex votante de Hugo Chávez, votó por la oposición en las elecciones legislativas del 6 de diciembre y teme ahora “una explosión social”.

“No encuentro para mis hijos ni arroz ni harina ni pollo. Hay un descontento enorme. Esto está como una bomba de tiempo: no sabemos cuánto tiempo más vamos a aguantar esta situación. Esperemos que no pase nada grave que haya que lamentar. Todavía hay gente que cree en la Constitución. Espero que haya un referendo revocatorio para que podemos salir de esta incertidumbre y que decidamos si queremos o no que siga el presidente”, concluye ante los micrófonos de RFI.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.