Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Refugiados sirios en Argentina: entre la esperanza y el azar

Audio 04:36
Niños sirios en el campo de refugiados de Al Zaatari en la ciudad jordana de Mafraq, cerca de la frontera siria, el 1 de febrero del 2016.
Niños sirios en el campo de refugiados de Al Zaatari en la ciudad jordana de Mafraq, cerca de la frontera siria, el 1 de febrero del 2016. REUTERS/ Muhammad Hamed
Por: Mariano Melamed
8 min

Argentina es uno de los pocos países latinoamericanos que ha puesto en marcha un plan de acogida de refugiados sirios. Se está preparando a recibir hasta 3000, pero tanto las autoridades como los propios refugiados tienen que sortear varios obstáculos antes de que la llegada de aquellos que huyen de la guerra se vuelva realidad.

Anuncios

El Programa Siria para acoger a refugiados de ese país nació hace dos años y otorgaba visas humanitarias para un número modesto de recién llegados. A partir del éxito de la iniciativa, el actual gobierno la renovó y alentó la creación de una llamada “Mesa Siria” para trabajar el tema. Además, acaba de anunciar la pronta llegada de los primeros 300 refugiados dentro del marco de un plan que incluye a 3000 de ellos.

A pesar de las buenas intenciones y los anuncios, los fondos para este Plan Siria ampliado -que incluyen la apertura de una oficina argentina en la frontera sirio-libanesa- no existen, y aún dependen de eventuales negociaciones con otros estados y organismos que están lejos de concretarse. Es decir, todavía no se sabe ni cuándo ni cómo se financiará este plan. Por ahora sólo hay un acuerdo de colaboración técnica con la Unión Europea que tampoco fue rubricado.

El espinoso problema de la seguridad

El tema de los chequeos de seguridad en los lugares de origen sigue en un cono de sombra, pues tampoco se conoce quiénes vendrán, ni cómo serán seleccionados, ni cuáles serán los organismos encargados del control de antecedentes de los aspirantes a ingresar, sobre todo teniendo en cuenta que según expresaron funcionarios migratorios a RFI, la Argentina no va a delegar esa tarea a ninguna agencia extranjera.

Además, en una reciente audiencia en el Congreso, el candidato del Gobierno a dirigir la Oficina Federal de Inteligencia quedó empantanado cuando intentó explicar qué garantías habría de que los aspirantes a ingresar a Argentina no tuvieran vínculos con grupos radicales.

Motivos políticos

Fuentes allegadas a las negociaciones que se llevan acabo en la Mesa Siria reconocen que parte del ímpetu del Gobierno por estimular este tema está ligado a la carrera por la presidencia de la ONU de la actual Canciller argentina Susana Maclorra, quien viene corriendo detrás del portugués Antonio Guterres para ocupar el sillón que pronto dejará vacante Ban-ki Moon.

Fuentes de uno de los organismos internacionales que también son parte de las reuniones preparatorias admitieron que no están enteradas de los planes operativos del Gobierno de cara a concretar los anuncios.

Mientras tanto, el Gobierno sólo se puede limitar a emitir visas y ponerlos en contacto con organizaciones civiles, es decir que, por ahora, su arraigo se desarrolla lentamente y casi de manera improvisada.

Entrevistados: Julian Curi, Vicedirector Nacional de Migraciones de la Argentina, Juan Pablo Terminello, oficial legal del ACNUR para Argentina. 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.