Saltar al contenido principal
Colombia

El día D de la paz en Colombia

El acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano, que pone fin a más de cinco décadas de conflicto armado, fue refrendado este miércoles por el Congreso colombiano.
El acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano, que pone fin a más de cinco décadas de conflicto armado, fue refrendado este miércoles por el Congreso colombiano. REUTERS/Felipe Caicedo
Texto por: RFI
5 min

El Congreso colombiano aprobó este miércoles el acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano. Se inicia ahora un largo y complejo camino de implementación de un texto mejorado que no logró aglutinar el apoyo unánime de la sociedad colombiana.

Anuncios

Un par de días después de sus colegas del Senado, todos los representantes de la cámara baja presentes votaron a favor, pero de la sala ya se habían retirado los representantes del Centro Democrático, el partido del ex presidente Álvaro Uribe, al que se unieron otros adherentes al No colombiano. A pesar de eso la sensación de una votación abrumadora estaba en el aire y la historia dirá que los nuevos acuerdos de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos fueron aprobados por una amplia mayoría política.

Atrás quedaban los días de incertidumbre tras el triunfo del No con el que se saldó un plebiscito que todos daban por ganado. También los días de negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo. "Gratitud con Congreso por histórico respaldo a esperanza de paz de los colombianos" escribía a través de las redes sociales el presidente Juan Manuel Santos, mientras su antagonista en esta historia, el ex presidente Uribe, decía reconocer que en el nuevo acuerdo hubo "mejoras", pero aun así terminó negando la ratificación del documento modificado.

"En el país hay una ruptura, ya se demostró con el plebiscito, creo que existen cosas que no sientan bien en la población en general y que deben ser retocadas. Pero eso es un proceso normal dentro de una implementación de procesos de paz", responde Egoitz Gago Anton, doctor en estudios de paz y profesor de la Universidad Jorge Tadeo Lozano en Bogotá.

Legitimidad después del triunfo del no

El nuevo acuerdo aprobado es bien recibido por una buena parte de la clase política colombiana, pero tiene detractores que han alzado la voz criticando la legitimidad de un proceso de refrendación que no estaba contemplado en las negociaciones de paz. Incluso han llegado a tacharlo de anticonstitucional luego que los primeros acuerdos fueran rechazados por un referendo que se saldó con un 51,21% para el No y un altísimo porcentaje de abstencionismo.

¿Qué validez tiene una refrendación a través del Congreso tras ser rechazado por el voto popular? Esa es la pregunta que algunos lanzan en Colombia para oponerse al nuevo acuerdo. Para el experto Egoitz Gago Anton el tema no da lugar a dudas: "En un sistema democrático liberal como el que tiene Colombia, el Congreso es el representante del pueblo. El Congreso representa, tiene y es la soberanía popular completa, por lo tanto desde un punto de vista de teoría política lo que ha pasado en Colombia no tiene menos legitimidad ni más legitimidad que el plebiscito. El problema va a venir en los pequeños flecos que van a quedar en la implementación, ¿qué va a pasar con esos guerrilleros? Qué sucederá cuando en el proceso se empiece a preguntar qué pasa con el exceso de tierras en Colombia, un país que según la OCDE es extremadamente desigual en el tema de la posesión. Creo que paso a paso la sociedad colombiana aceptará el proceso de paz, el problema va a estar en el debate político".

A pesar de esto el campo del No podría volver a la carga. El ex presidente Uribe insiste en la necesidad de que algunos temas del acuerdo sean refrendados por el voto popular, lo que hace temer posibles acciones legales contra lo recientemente acordado. "Ellos están diciendo que el acto legislativo para la paz incluye una necesidad obligatoria de cada acuerdo refrendarlo por votación directa popular, hay juristas que los contradicen", dice Egoitz Gago Anton. A eso agrega: "otro problema también del acto legislativo popular es la aplicación de este famoso fast track, este camino rápido en el Congreso que para aprobar leyes que tienen que ver con el acuerdo de paz y que implica que de los 8 debates se pasen a 4, desde el Centro Democrático dicen que para eso también debe existir una refrendación popular. A partir de aquí supongo que veremos varios recursos legales, posibilidades de tutelas es seguro, pero probabilidades de que salgan adelante hay muy pocas, sobre todo cuando haya cosas que estén andando en el terreno como la desmovilización, que es muy importante".

Los pasos a seguir

Con o sin oposición, lo cierto es que la luz verde que dio este miércoles el Congreso colombiano a los acuerdos de paz pone en marcha todo el proceso de implementación del texto. "Hoy es el día D, el día que marca los tiempos y los plazos para aplicar las diferentes medidas para la implementación que figuran en el acuerdo, sobre todo la más importante que es la desmovilización y reintegración. A partir de hoy las FARC tienen 180 días, algo así como 6 meses para moverse a los veredales de concentración –zonas de reagrupamiento- y llevar a cabo el proceso de desarme. Esto es lo más inmediato que tiene que ocurrir, eso debe pasar en cinco días. A partir de ese momento se inician todas las otras medidas de los acuerdos que necesitan de un proceso legislativo para aprobarse", comenta Egoitz Gago Anton.

La guerrilla tiene plazo hasta finales de año para concentrarse en dichas zonas previstas. Allí entregaran sus armas al llamado "Mecanismo de Monitoreo y Verificación" integrado por la propia guerrilla, el gobierno y la ONU. El armamento deteriorado será destruido en primera instancia y el resto entregado por los guerrilleros en los siguientes 150 días. Estas armas serán depositadas en contenedores especiales, situados en los campamentos y retiradas por la ONU al final del proceso.

El gobierno prevé presentar una docena de proyectos de ley ante el Congreso, el primero de ellos el de la amnistía. Igualmente el de la jurisdicción especial para la paz, una ley sobre la participación política de los guerrilleros y el estatuto de la oposición.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.