Afganistán

Fin de la operación “Juntos”

Un soldado afgano habla durante la izada de la bandera en una ceremonia en la ciudad de Marjah, el 14 de febrero.
Un soldado afgano habla durante la izada de la bandera en una ceremonia en la ciudad de Marjah, el 14 de febrero. ©Reuters
3 min

La OTAN asegura que expulsó a los talibanes de su bastión de Marjah tras una imponente ofensiva de tres días. Las autoridades militares declararían este lunes el fin de la operación.Ahora, se espera que se inicie una segunda fase en la que se intentará restaurar la autoridad del Estado afgano, la clave de la nueva estrategia de la Alianza Atlántica para la región.

Anuncios

 

La mayor ofensiva los talibanes desde la caída del régimen islamista en 2001 culminó este lunes con la toma por parte de la OTAN del bastión rebelde de Marjah, al sur de Afganistán, según fuentes militares.

"Todas las zonas de Marjah y de (la región aledaña de) Nad Ali han sido tomadas por las fuerzas combinadas", se felicitó el general Aminulá Patiani, comandante de las tropas afganas en la "Operación Mushtarak".

"Los talibanes han salido de la zona, pero la amenaza de bombas de fabricación casera sigue existiendo", matizó el general Patiani, que habló en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand, donde se halla Marjah.

El balance de bajas militares de la llamada operación Mushtarak ("Juntos") es de 27 talibanes y dos soldados de la OTAN muertos -un estadounidense y un británico-, según el ejército afgano, así como de al menos 12 civiles alcanzados el domingo por cohetes de la coalición internacional que erraron su blanco.

La operación lanzada en la madrugada del sábado y en la que participaron unos 15.000 soldados -en su mayoría estadounidenses y británicos- podría culminar oficialmente este lunes.

"Pensamos anunciar hoy el fin de la operación", aseguró por su lado un alto funcionario del ministerio afgano de Defensa, que requirió el anonimato.

Sin embargo, un oficial del cuerpo de Marines estadounidenses, que dirige la operación, indicó sin embargo que sus hombres se enfrentaban a una "dura resistencia" en algunos lugares del distrito de Nad Ali.

Por otro lado, la toma de esta zona que representa uno de los mayores graneros de opio del mundo es apenas la primera fase de la nueva estrategia de la Alianza Atlántica para Afganistán. En un segundo momento, las fuerzas occidentales intentarán restaurar la autoridad del gobierno de Kabul en la región.

Los talibanes jamás han opuesto resistencia frontal a las precedentes ofensivas en el sur o en otras partes del país, optando por una táctica de acoso, antes de replegarse hacia las montañas o perderse entre la población.

Un comandante talibán, el molá Abdul Rezaq Ajund, había ironizado el domingo sobre esta "operación de propaganda" y la "toma de un pequeño pueblo, mediatizada por las televisiones".
 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas