Saltar al contenido principal
Juicio de Río Tinto

Condenados por corrupción y espionaje

El consul general australiano, Tom Connor, habla a la prensa tras el veredicto, Shangai 29 de marzo de 2010
El consul general australiano, Tom Connor, habla a la prensa tras el veredicto, Shangai 29 de marzo de 2010 ©Reuters
Texto por: RFI
4 min

Cuatro empleados de la empresa minera anglo-australiana fueron condenados a penas de entre 7 y 14 años, entre ellos el ex responsable australiano de la delegación en Shangai, Stern Hu, acusado de haber sobornado a otras empresas para conseguir secretos industriales. Australia juzga el veredicto “muy duro” aunque afirma que el caso no perjudicará las relaciones entre los dos países.

Anuncios

Informe desde Pekín

Los cuatro acusados se declararon culpables en el juicio por corrupción. Los tres colaboradores chinos Wang Yong, Ge Minqiang y Liu Caikui fueron condenados a catorce, ocho y siete años de prisión y a diez el ex responsable Stern Hu en un juicio muy seguido por la prensa internacional por el temor creciente de las empresas extranjeras a invertir en el gigante asiático donde el juego del soborno quedó sancionado en este proceso.

Los condenados fueron acusados de espionaje industrial, sólo uno de ellos se declaró culpable de este cargo. Entre los secretos comerciales robados, figuraban informes de la CISA, Asociación hierro y del acero y también información sobre la reducción de la producción de acero de la empresa Shougang.

Río Tinto habría sobornado a empresarios chinos para conseguir informaciones sobre sus reservas de hierro y sus previsiones para poder negociar mejor los precios, unas 16 empresas locales estarían implicadas. El monto de los sobornos se eleva a más o menos un millón y medio de dólares.

El veredicto preocupa a los inversores extranjeros que desde hace 30 años hacen negocios en China donde, según los analistas, hay vacíos legales y una dinámica de agenda de contactos para llevar a buen puerto los business que pueden hacer traspasar fácilmente la delgada línea roja que separa lo legal de lo ilegal.

Los empleados del gigante minero fueron detenidos en julio de 2009, un mes después de que Australia bloqueara la adquisición del 18% de Río Tinto por parte de la empresa Chinalco.

El gigante minero anunció, tras conocer la condena, que despedía a sus empleados.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.