Afganistán

Más sangre y más muertos civiles reciben al nuevo comandante de la ISAF

En el ataque de Kunduz murieron cinco personas.
En el ataque de Kunduz murieron cinco personas. ©Reuters
Texto por: RFI
3 min

Un ataque suicida contra las oficinas de una organización estadounidense de desarrollo provocan cinco víctimas mortales. El general David Petraeus está listo para ocuparse del mando de la ISAF dentro de pocos días. Los talibanes, por su parte, dicen que no se rendirán y que están ganando la guerra.

Anuncios

Por Nicolás Bardio para RFI

Al menos cinco personas, entre ellas un alemán, un inglés y otro extranjero han perdido la vida en un ataque suicida de las fuerzas talibanes. El objetivo del asalto eran las oficinas de la organización estadounidense de ayuda al desarrollo, DAI, en Kunduz, norte, una de las muchas organizaciones no gubernamentales con las que Estados Unidos intenta controlar el país.

La causa de que el número de víctimas civiles no deje de crecer hay que buscarla en la política que en los últimos años ha aplicado la Casa Blanca en la región. Se ha producido todo un proceso de descentralización y subcontratación de las administraciones civiles y militares por parte de las fuerzas de ocupación, y muy especialmente de las americanas.

Proliferando así empresas de seguridad privada dotadas de armamento y funciones similares a las de los soldados profesionales. El caso más llamativo de la privatización de la seguridad afgana lo encontramos en el hecho de DynCorp, la empresa norteamericana de seguridad que ha conseguido el contrato de defender al presidente afgano Hamid Karzai.

Los países miembros de la ISAF están desarrollando intensas campañas de entrenamiento de unidades militares afganas a las que forman en el uso de armas de guerra y técnicas de combate y a las que proporcionan cuartel, armas, vehículos y munición. Y según declaraba el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen sobre el general David Petraeus; el nuevo responsable que la Casa Blanca ha colocado al frente de Afganistán tras el cese del anterior por sus duras críticas a Obama, no parece que la situación vaya a cambiar mucho. Rasmussen declaraba que “el objetivo es que los afganos puedan asumir la seguridad de su país” y que era por ello que “las misiones de entrenamiento en Afganistán son tan importantes”.

No obstante Petraeus no ignoró los hechos y recalcó que “debemos comprometernos en reducir el número de bajas civiles al mínimo”, tras lo cual recibió el apoyo del secretario general de la OTAN quien recordó que Petraeus es “coautor” de la actual estrategia militar en Afganistán.

Los talibanes por su parte, declaraban ayer a medios británicos a través de uno de sus portavoces que están “seguros de ganar la guerra” y se preguntaban a propósito de las negociaciones de rendición que los aliados desean que Karzai mantenga con ellos que no entienden “Por qué deberíamos hablar (de rendición) si estamos ganando la guerra, las tropas extranjeras están considerando la posibilidad de retirarse y hay divergencias de opinión en las filas de nuestro enemigo”, negando por completo cualquier posibilidad de negociación no ya sólo con Karzai sino tampoco con ningún gobierno extranjero.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas