Birmania

Elecciones generales tachadas de fraudulentas

La población birmana vota por primera en dos décadas.
La población birmana vota por primera en dos décadas. © Reuters

Los birmanos votaron el domingo en los primeros comicios de los últimos 20 años. Un escrutinio catalogado de “farsa” por los países occidentales debido a la ausencia de la opositora Aung San Suu Kyi. El presidente Barack Obama consideró que estas elecciones no eran “ni libres ni justas”.

Anuncios

Más de 29 millones de electores fueron a las urnas este domingo para las primeras elecciones que se realizaron en Birmania desde hace 20 años. Pero lo crucial de este momento histórico contrastó con las numerosas acusaciones de fraude contra el partido creado por la junta militar en el poder, el Partido de la solidaridad y del desarrollo de la Unión (USDP, por sus siglas en inglés).

En los últimos comicios de 1990, se impuso por una inmensa mayoría de votos la Liga nacional por la democracia (LND) fundado por Aung San Suu Kyi, quien había sido arrestada en 1989 y luego puesta en arresto domiciliario. Pero cuando la ganadora debía asumir el cargo de primer ministro, la junta militar la junta militar anuló el resultado y disuelve el LND.

El incidente provocó un escándalo a nivel internacional. Suu Kyi recibió ese año el Premio Sakharov de la Unión Europea y el Premio Rafto, luego el Nobel de la Paz, el año siguiente.

Esta vez, aseguran los expertos, el régimen tomó más precauciones para asegurarse la victoria, entre ellas, una condena a 18 meses de detención contra Suu Kyi, lo que la alejó de estos comicios. Mientras que los partidos de oposición se encuentran divididos entre aquellos que llaman a boicotear y otros que consideran que, incluso con fraude, estos comicios son una oportunidad para el pueblo e indispensables para encaminar al país hacia un cambio político.

La muy controvertida Constitución de 2008 reserva la cuarta parte de los curules a los militares en ejercicio en las dos futuras asambleas nacionales y las 14 asambleas regionales.

Por otra parte, la campaña electoral se organizó para favorecer el oficialista USPD y en menor medida al Partido de la Unidad Nacional (NUP), cercano al antiguo régimen del general Ne Win (1962 – 1988).

De su lado, el presidente estadounidense Barack Obama consideró el domingo desde India que estas elecciones no son “ni libres y justas”. “Desde hace demasiado, el pueblo de Birmania se le ha rechazado el derecho de decidir sobre su propio destino”. El mandatario también hizo un llamado para que se libere a la opositora Suu Kyi.

Las críticas también vinieron de parte de la Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, quien denunció “elecciones fraudulentas que, una vez más, sacan a la luz los abusos de la junta militar”.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas