Birmania

Aung San Suu Kyi a RFI: “Estaríamos felices de trabajar con los militares”

La disidente liberada, ante un desafío clave para su país.
La disidente liberada, ante un desafío clave para su país. Photo: Reuters

En su primera entrevista con un medio francés, la líder opositora habla de visión política: lograr la colaboración de la junta para abrir la vía democrática e integrar a su proyecto de nación la juventud y las minorías étnicas. Cuenta además en exclusiva a RFI cómo fue su primera semana en libertad tras pasar cerca de 20 años de prisión.

Anuncios

Por Marie Normand

RFI: ¿Cómo vivió sus primeras horas de libertad?

ASSK: Tengo tanta gente por ver. ¡Es algo que no para! Es lo que hago la mayor parte del tiempo desde mi liberación: reunirme con gente.

RFI: ¿Cómo se siente? ¿Goza de buena salud?

Escuche la entrevista con Aung San Suu Kyi



ASSK: En rasgos generales, estoy bien. Pero hoy, debo decirle que estoy muy CANSADA, con mayúsculas. Estoy viendo a los medios desde esta mañana, así que no doy más de cansancio y estoy lista para irme a la cama.
 
RFI: ¿Qué sintió cuando vio la efervescencia tras su liberación y su primer discurso?

ASSK: Lo que más me marcó fue haber visto a todas estas personas celebrar mi regreso, parecían estar tan contentos. Además, había tantos jóvenes entre la muchedumbre. Se trata de un gran cambio. Más allá de eso, yo quisiera otorgar a estos jóvenes responsabilidades en el seno de mi partido para que tomen confianza y releven a los mayores. Todos los países cambian, algunos más rápido, otros más lentamente. Y yo pienso que Birmania no ha evolucionado tan rápidamente como hubiera debido. Pero cambió. Sobre todo teniendo en cuenta el aislamiento del país. En ese sentido, el desarrollo de las comunicaciones hoy en Birmania es muy importante.
 
RFI: ¿Usted también va a usar las nuevas tecnologías de comunicación?
 
ASSK: Sí y no… ¡Es divertido, sigo sin saber usarlas! Por primera vez tuve en mis manos esos pequeños teléfonos celulares. No sabía cómo hacer, si ponerlo a la altura de mi oreja, o de mi boca… ¿Cómo agarrarlo? No sé aún cómo marcar un número de teléfono, no tuve aún tiempo de aprender. Así que la gente me tiende los teléfonos y me dicen, “toma, hay alguien que quiere hablarte”, y después lo vuelven a tomar.
Acabo de descubrir Internet, pero si me quiero conectar, tengo que abonarme y hay una cláusula en el contrato que dice que no tengo que tener una afiliación política. Por supuesto que saben que tengo una actividad política, así que voy a escribirlo oficialmente en mi pedido y ver qué pasa.

RFI: Para muchos birmanos, usted encarna la esperanza. ¿No es difícil llevar esa carga?

ASSK: Yo no quiero ver eso como una carga. Sé muy bien que la gente ha puesto muchas esperanzas en mí y por supuesto que no quiero decepcionarla. Pero también quiero que entiendan que no deben apoyarse en una sola persona o en un solo partido. Voy hacerlo lo mejor que pueda. Para ello, deben ayudarme. Tienen una parte del trabajo a su cargo y no deben esperar todo de mí.  

RFI: Se ha dicho que la oposición birmana se encuentra hoy muy dividida. ¿Piensa usted lo mismo?

ASSK: A veces me pregunto si esas divisiones son reales, si no son sólo superficiales. Pero no dejé mi aislamiento el tiempo necesario para hacerme una idea sobre esta situación. Tal vez estas divergencias no sean tan graves como se ha dicho. Yo pienso que todos queremos democracia y esa es nuestra causa común.
 
RFI: ¿Qué piensa usted de los ex miembros de su partido, la Liga Nacional por la Democracia (LND), que hicieron secesión para presentarse a las elecciones [tachadas de fraudulentas por la comunidad internacional]?

ASSK: En lo que se refiere a su decisión de participar en las elecciones, los pongo en el mismo nivel que a los otros partidos que se postularon. Los trataremos igual que a los demás. Si no hacemos suficientes cosas en común, si no logramos llegar a un acuerdo sobre ciertos principios, será por supuesto muy difícil que trabajemos juntos.

 
RFI: ¿Ya ha empezado a dialogar con ellos?

ASSK: No con los partidos que se postularon a las elecciones, pero sí con otros movimientos políticos y con particulares. Vamos a reunirnos con los demás esta semana.
 
RFI: Ya se ha reunido con los partidos étnicos. ¿Cómo fue el encuentro?

ASSK: Muy bueno. Tenemos muy buenas relaciones con los partidos representantes de las minorías étnicas. Debemos trabajar para crear lo que yo llamaría “un verdadero espíritu de la unión birmana”. Quiero que sientan que todos pertenecen a la misma nación, decirles que tenemos intereses comunes y que la nación es su refugio. De hecho, para nosotros las minorías étnicas desempeñan un papel central, puesto que lo más importante en que estemos juntos. Como dije anteriormente, si llegado el caso el parido USDP, que apoya a la junta militar, también quiere trabajar con nosotros para democratizar el país, lo haríamos con gusto. Y sobre todo, estaríamos muy felices de trabajar con los militares.

RFI: ¿Ha pedido ya una reunión con el número uno de su país, el general Than Shwe?

ASSK: Pienso que todavía no es el momento… Espero que tendré esa oportunidad, creo que es lo mejor que podría ocurrir. Pero pienso que aún no ha llegado el momento. Tendremos que esperar y ver.

RFI: ¿Cuando usted habla de “todas las fuerzas democráticas”, incluye también a los grupos armados que luchan en la frontera? ¿Los Karen, los Shan…?

ASSK: El problema es que legalmente no tenemos derecho de contactarlos. Es ilegal. Pero queremos realmente integrarlos. Ellos también tienen la voluntar de resolver nuestras diferencias por la vía política y ya no más por las armas. Quiero integrarlos. Después de todo forman parte del mismo pueblo, de nuestra nación.
 
RFI: Algunos reivindican la autonomía, la independencia… ¿Piensa que están dispuestos a renunciar a todo eso?

ASSK: Existe una enorme diferencia entre la independencia y la autonomía. Y hay distintos grados de autonomía. Eso forma parte de los que debemos conversar juntos. Creo que esos grupos armados son razonables, que no van a hacer pedidos irracionales. Tienen muchos años para pensarlo. Lo que debemos es ganar su confianza.  Los birmanos somos la etnia mayoritaria y pienso que nosotros, los birmanos, hicimos cosas en el pasado que hicieron que perdiesen esta confianza en nosotros; tenemos que reconstruirla.

RFI: Algunas personas con las que he conversado en Birmania critican su posición sobre las sanciones internacionales [ASSK no ha pedido que se levanten las medidas contra la junta]. ¿Ha cambiado hoy de opinión?

ASSK: Siempre estuvimos dispuestos a rever nuestra posición sobre las sanciones. Pero no es algo que pueda decidirse en un día. Hay que volver a examinar permanentemente estas cosas, de a poco.

RFI: ¿Puede salir del país? ¿Planea viajar pronto al exterior?

ASSK: No en un futuro inmediato. Porque no estoy segura de poder volver a ingresar a Birmania luego. Podrían intentar de que me quede fuera del país y siento que mi país me necesita.

RFI: ¿Tiene hoy toda la libertad que desea? ¿Se siente libre de hacer lo que le plazca?

ASSK: Bueno, por el momento pude hacer todo lo que quería. No sé cuánto va a durar, así que me conviene hacer las cosas lo mejor posible.

 

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas