Saltar al contenido principal
China / Puerto de Tianjin

La lluvia incrementa los temores de contaminación

Miembros del ejército rinden homenaje a las víctimas de las explosiones de Tianjin durante una ceremonia, 18 de agosto de 2015.
Miembros del ejército rinden homenaje a las víctimas de las explosiones de Tianjin durante una ceremonia, 18 de agosto de 2015. Reuters
Texto por: RFI
3 min

Mientras se honraba la memoria de los 114 muertos en la explosión del puerto de Tianjin, la lluvia caía insistentemente en el lugar. Un factor que podría acentuar los riesgos de contaminación, producida por substancias tóxicas.

Anuncios

Los temores se explican por el hecho de que la lluvia podría hacer reaccionar a los productos químicos diseminados en la zona, en especial las 700 toneladas de cianuro de sodio que estaban almacenadas en los depósitos del puerto. La lluvia contribuiría a acentuar la difusión en el medio ambiente, ya sea en el aire, el suelo o el agua, de estos elementos contaminantes.

Si bien las autoridades han asegurado que el aire y el agua no presentaban ningún peligro, los habitantes de la zona de Binhai no han ocultado su escepticismo e inquietudes.

En efecto, ocho de las muestras de agua recolectadas en cuarenta puntos de la zona de la explosión, cuyo acceso ha sido prohibido al público, han registrado una elevada presencia de cianuro, sobrepasando en una ocasión 28,4 veces los niveles recomendados; también se detectó cianuro, en un valor más bajo, en otras 21 muestras, según explicó Bao Jingling, jefe de la Oficina Municipal de Protección del Medio Ambiente de Tianjin en una conferencia de prensa.

Añadió que para contrarrestar el peligro de contaminación química, se construyó una especie de dique de arena y tierra, que delimita un perímetro de 100.000 m² en torno al lugar de las explosiones. También se vaciaron depósitos y cañerías para que recojan las aguas de lluvia.

En vista de los riesgos del cianuro de sodio, el ingeniero Bao Jingling explicó que se preparaban a tratar “decenas de miles de toneladas de agua contaminada en el cráter de la zona principal”. Prometió que el aire sería “estrechamente controlado” en los 18 sitios donde se habían recogido muestras y que se alertaría al público rápidamente en caso de descubrirse niveles excesivos de cianuro o de otros agentes químicos.

Entre tanto, se observaba un minuto de silencio en honor a las víctimas del siniestro en el transcurso de varias ceremonias a las que asistieron autoridades, socorristas y militares. Al mismo tiempo resonaron sirenas y se depositaron ofrendas de flores blancas, el color del duelo en China.

Al mismo tiempo, varios propietarios de inmuebles reclamaban compensaciones por los daños sufridos en sus propiedades frente al hotel donde se realizan las conferencias de prensa. Izaban banderolas con las fotos de los policías muertos en las operaciones de salvamento, exigiendo la devolución de sus apartamentos.

La catástrofe ocasionó 114 muertos, pero se desconoce el paradero de otras 57 personas y 31 cuerpos no han sido aún identificados.

Una pareja se protege de la contaminación y la lluvia, distrito de Binhai, Tianjin, 18 de agosto de 2015.
Una pareja se protege de la contaminación y la lluvia, distrito de Binhai, Tianjin, 18 de agosto de 2015. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.