Enfoque Internacional

Drama de Tianjín suscita dudas sobre seguridad industrial en China

Audio 04:18
Los habitantes de Tianjín, más allá de la tristeza, le tienen miedo a las repercusiones de la catástrofe sobre su salud.
Los habitantes de Tianjín, más allá de la tristeza, le tienen miedo a las repercusiones de la catástrofe sobre su salud. AFP PHOTO CHINA OUT

Al menos 114 personas murieron tras las explosiones del puerto de Tianjín, hace una semana. Acosado por la indignación, el Consejo de Estado chino ha anunciado la apertura de una investigación sobre lo ocurrido. Las incertidumbres sobre la seguridad industrial están bajo el foco.

Anuncios

Las explosiones en el puerto de Tianjín han vuelto a poner de relieve el problema de la seguridad industrial en China. La voluntad de minimizar al máximo los costes de producción de las empresas para ganar competitividad en el mercado y los efectos que ello puede ocasionar constituyen un dilema cuyo planteamiento en el caso chino es complicado. Los datos no siempre responden a la transparencia, y la información que desde las administraciones se suministra, tampoco.

El director del Observatorio de la Política China Xulio Ríos estima que, pese a que en los últimos años se han conseguido avances, el fenómeno sigue extendido en China. Sin embargo, según él, “esta tragedia recuerda al gobierno chino que la seguridad no es un elemento menor o secundario, sino que su violación tiene consecuencias nefastas para las personas, para el medio ambiente y para la propia economía”.

Las normas existen en China, pero la negligencia y la corrupción también. Las autoridades locales no siempre hacen cumplir los reglamentos, hecho que en ocasiones responde a intereses ocultos. La compañía de Tianjín, que guardaba 700 toneladas de cianuro de sodio, tenía licencia para manejar sustancias químicas peligrosas cuando ocurrieron las explosiones, pero ahora existen sospechas sobre sus certificados. Se le concedió una licencia temporal hasta octubre de 2014 pero la compañía no cesó sus operaciones con tales productos después de que expirara el permiso.

Alejandro, español residente en Tianjín, cuenta qué información reciben los ciudadanos en estos días:

Es tal la incertidumbre ante la amenaza de contaminación química tras las potentes explosiones de la semana pasada que el estado de alarma ha aumentado aún más al publicarse imágenes de una espuma blanca sobre las calles mojadas por las primeras lluvias tras el suceso. El director del Centro de Control Medioambiental de Tianjín, Deng Xiaowen, indicó que no se habían observado cambios en la calidad del aire.

Después de las primeras críticas por falta de transparencia informativa y cuando un informe reveló las conexiones políticas de algunos de los detenidos, Pekín, en un ejercicio para demostrar lo contrario, publicó a través de la agencia oficial china Xinhua varios datos de los arrestados en una especie de purga pública para contrarrestar las críticas.

La propia agencia oficial ha publicado que el hijo de un exjefe de policía de Tianjín es uno de los propietarios en la sombra del almacén que obtuvo sus licencias gracias a su red de contactos. Lo que sería una nueva prueba del vínculo entre corrupción y problemas de seguridad industrial.

Entrevistados: Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China, y Alejandro, español residente en Tianjín.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas