Saltar al contenido principal
China

China expulsa a periodista francesa que denunció represión en una región musulmana

Ursula Gauthier, fotografiada en 2003 en Paris tras obtener uno de los premios Louis Hachette, gracias a uno de sus artículos sobre China.
Ursula Gauthier, fotografiada en 2003 en Paris tras obtener uno de los premios Louis Hachette, gracias a uno de sus artículos sobre China. AFP FOTO ERIC FEFERBERG
Texto por: RFI
3 min

La corresponsal del semanario francés L’Obs fue notificada por Pekín de que será expulsada de China el 31 de diciembre. Las autoridades chinas se negaron a prolongar la visa a la periodista, que fue objeto de una violenta campaña de medios estatales tras informar sobre la política represiva china en Xinjiang, una gran región de mayoría musulmana en el oeste del país.

Anuncios

La corresponsal en Pekín del semanario francés L'Obs, Ursula Gauthier, indicó el viernes a la AFP que recibió la confirmación de las autoridades de que será expulsada de China el 31 de diciembre próximo.

La expulsión de hecho de Ursula Gauthier, en Pekín desde hace seis años, es consecutiva a la negativa de las autoridades de prolongarle la visa de estadía en China y la acreditación de periodista.

Gauthier ha sido víctima de una violenta campaña de ataques en los medios de comunicación estatales tras un artículo que describía la política represiva llevada a cabo por Pekín en Xinjiang, una gran región de mayoría musulmana en el oeste del país.

El ministro chino de Asuntos Exteriores la llamó el viernes por teléfono para informarle de que, a falta de "disculpas públicas", su acreditación de periodista no sería renovada, declaró la corresponsal a la AFP.

"Me confirmaron que si no reconocía públicamente mi error" y no me desolidarizaba de "las ONG que denuncian a través de mi caso los atentados a la libertad de expresión en China, mi acreditación de prensa no sería renovada y debería salir del país el 31 de diciembre", relató.

La corresponsal francesa ya había indicado a las autoridades que tales disculpas "no tenían cabida" y eran "impensables" para ella. La negativa de renovar una acreditación de prensa y una visa de estadía significa la expulsión.

Ursula Gauthier es la primera corresponsal extranjera en China objeto de tal medida después de la expulsión en 2012 de Melisa Chan, corresponsal del servicio inglés de la cadena Al Jazira.

El articulo objeto de la polémica, publicado el 18 de noviembre en la página web del semanario L'Obs, titulado "Después de los atentados, la solidaridad de China tiene doble rasero", se volcaba sobre la reacción de Pekín tras los mortíferos atentados de París del 13 de noviembre.

Gauthier describía en el texto las medidas represivas y la política antiterrorista llevadas a cabo por China en Xinjiang, región habitada por los uigures musulmanes y víctima desde hace dos años de un recrudecimiento de las violencias. La periodista hacía especial referencia a un reciente ataque a una mina, calificado de "explosión de rabia localizada".

El artículo provocó represalias de Pekín y la publicación de editoriales incendiarios en el Global Times y el China Daily, dos periódicos cercanos al poder que reprochan a la periodista usar "un doble rasero" sobre el terrorismo.

Esta virulenta campaña fue acompañada de miles de comentarios en la web, violentos e injuriosos, incluso amenazantes, por parte de los internautas chinos.

La corresponsal fue convocada tres veces en el departamento del ministerio chino de Asuntos Exteriores a cargo de los periodistas extranjeros.

"Después del asedio general de la prensa china" desde la llegada al poder del presidente Xi Jinping, la medida es "un pretexto para intimidar a los corresponsales extranjeros en China, en especial sobre las cuestiones de las minorías, particularmente en el Tíbet y en Xinjiang", consideró Gauthier.

Con AFP.-

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.