Saltar al contenido principal
Pederastia

Condenado por agresión sexual en Australia el número tres del Vaticano

El cardenal George Pell en el tribunal de Melbourne, Australia. 26 de febrero de 2019.
El cardenal George Pell en el tribunal de Melbourne, Australia. 26 de febrero de 2019. AAP Image/David Crosling/via REUTERS
Texto por: RFI
2 min

El hombre encargado de las finanzas del Vaticano, George Pell, ha sido declarado culpable de agresión sexual a menores en los años 90 cuando ejercía en Melbourne.El cardenal australiano, uno de los hombres influyentes ante el papa, ha sido considerado responsable de haber agredido a dos monaguillos. La condena trasciende solo dos días después del cierre de una cumbre inédita en el Vaticano sobre la pederastia en la Iglesia con unas conclusiones que provocaron decepción entre las víctimas por la falta de acciones concretas contra los pederastas.

Anuncios

El cardenal, de 77 años, fue declarado culpable por agresión sexual y atentado al pudor contra dos monaguillos de 12 y 13 años. El cura cometió las agresiones en la sacristía de la catedral de Melbourne, en los años 90, aunque él sigue negándolo.

Su culpabilidad se estableció el 11 de diciembre pero no ha trascendido hasta este martes, tras levantarse una prohibición de divulgar la información, en teoría para proteger al jurado de un segundo juicio a Pell.

Una de las víctimas del que fue el mayor responsable de la Iglesia Católica en Australia, falleció en 2014, la otra, que prefiere mantener el anonimato, dijo a través de un comunicado que durante todos estos años se ha sentido “avergonzado, solo, depresivo” y que le llevó “mucho tiempo comprender el impacto que tuvo en su vida estas agresiones”.

Pell comenzó como párroco rural. Fue subiendo de rango en la jerarquía católica en Australia como arzobispo de Melbourne y también de Sídney.

En 2003, entró en el todo poderoso Colegio de Cardenales, que son los que eligen a los Papas. En 2014, el papa Francisco optó por él para sanear las cuentas del Vaticano convirtiéndose así en el número 3 de la Santa Sede, técnicamente sigue a cargo de las finanzas vaticanas, pero en la realidad el papa lo ha apartado del núcleo de decisiones.

Una trayectoria públicamente impecable hasta que todo salió a la luz

Su caída en desgracia comenzó con las primeras denuncias por haber encubierto abusos sexuales cometidos por curas en el estado de Victoria, donde él ejercía.

A raíz de esas denuncias, una comisión nacional de investigación concluyó que en Australia entre 1950 2010 el 7% de los curas habían sido acusados de pederastia, pero que nunca hubo ningún tipo de pesquisa. En total, se registraron 4.444 presuntos casos. En algunas diócesis, más del 15% de los sacerdotes eran sospechosos de haber cometido abusos.

Pell admitió haber cometido errores pero los achacó a que le habían mentido. Finalmente llegaron las acusaciones que acorralaron directamente a Pell y su condena. Ahora comienza una nueva audiencia para dictar la sentencia contra el prelado. A las puertas del tribunal, fue increpado este martes al grito de "monstruo" y "púdrase en el infierno".

con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.