Saltar al contenido principal
Hong Kong

Londres desata la ira de Pekín al ofrecer visas a millones de hongkoneses

Primer ministro británico, Boris Johnson, ha ofrecido millones de visados para los hongkoneses. Foto del 28 de mayo de 2020
Primer ministro británico, Boris Johnson, ha ofrecido millones de visados para los hongkoneses. Foto del 28 de mayo de 2020 AFP

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció este martes que ofrecerá visados a millones de hongkoneses y una posible vía para obtener la nacionalidad si China persiste en su ley de seguridad nacional para la excolonia británica. Pekín reaccionó pidiendo a Londres que "cese inmediatamente cualquier forma de injerencia".

Anuncios

"Mucha gente en Hong Kong teme que su forma de vida, que China se comprometió a defender, está amenazada", escribió el primer ministro británico, Boris Johnson en un artículo para los diarios The Times y South China Morning Post.

"Si China continúa justificando sus miedos, Reino Unido no podrá, en buena conciencia, encogerse de hombres y mirar para otro lado; en vez de ello, cumpliremos nuestras obligaciones y ofreceremos una alternativa".

En 1997, cuando Reino Unido devolvió Hong Kong a China, creó la categoría de ciudadano británico en el exterior para ofrecer a miles de ciudadanos de ese territorio la posibilidad de obtener esa tipo de ciudadanía conocida como BNO, que les permite entrar a Reino Unido por un periodo renovable de hasta 12 meses.

En total cerca de 2,9 millones de ciudadanos de Hong Kong pueden acceder a ese estatus que les da la posibilidad de solicitar la ciudadanía completa si llegan a residir en Reino Unido.

En la actualidad cerca de 350.000 de estos ciudadanos han adquirido ya el pasaporte británico y gozan de protección consular, pese a que China no reconoce la doble nacionalidad.

Teniendo en cuenta este precedente, el gobierno de Boris Johnson otorgaría oficialmente este estatus al resto de 2,9 millones de ciudadanos de esa excolonia con la posibilidad de obtener más adelante la nacionalidad británica, si China continúa adelante con su polémica ley de seguridad.

 El Premier británico ha dicho en medios de Hong Kong y Reino Unido, que “Londres no puede mirar para el otro lado si China implementa su nueva ley de seguridad nacional” que para muchos, da fin en la práctica, al estatus especial que ha tenido la excolonia británica desde 1997.

Si se llega a implementar la ley, Reino Unido "no tendrá otra alternativa que defender nuestros profundos lazos de historia y amistad con la población de Hong Kong", escribió Johnson.

“Mentalidad de Guerra Fría”

Johnson ha recordado al gobierno chino su compromiso de aceptar y defender ese estatus especial de un país, dos sistemas, que permitía a ese territorio mantener cierta autonomía durante 50 años, y libertades en materia económica, legislativa, de justicia, al igual que el respeto a la libertad de expresión.

 Y es que precisamente uno de los puntos de la ley de seguridad que más preocupa a Reino Unido, el plan de Pekín de prohibir los actos de protestas, tras los siete meses de manifestaciones pro democracia del año pasado.

 Con esta advertencia, Boris Johnson se alinea con el presidente estadounidense Donald Trump, lo cual puede llevar a retaliaciones diplomáticas y financieras de China si se tiene en cuenta que Pekín ya advirtió que “contraatacaría” a Estados Unidos tras anuncios de Trump sobre Hong Kong.

En reacción, China pidió el miércoles al Reino Unido que "cese inmediatamente cualquier forma de injerencia" en los asuntos de Hong Kong, después de que Londres instara a no aplicar una polémica ley sobre seguridad en este territorio semiautónomo.

 "Aconsejamos a los británicos (...) que abandonen su mentalidad de Guerra Fría, su espíritu colonialista y que reconozcan y respeten el hecho de que Hong Kong fue devuelto" a China, dijo a la prensa Zhao Lijian, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores en Pekín.

  "De lo contrario, no harán más que dispararse una bala en el pie", agregó, precisando que Pekín había protestado oficialmente ante Londres.

   El proyecto de ley aprobado por el parlamento chino, pero que todavía no está definitivamente adoptado, prevé castigar las actividades separatistas, "terroristas", subversivas y la injerencia extranjera en Hong Kong.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.