Saltar al contenido principal
China - Hong Kong

Hong Kong: las plataformas de redes sociales le bajan el pulgar a Pekín

TikTok, que es muy popular entre los jóvenes, anunció el martes que simplemente suspendería su servicio en Hong Kong en los próximos días.
TikTok, que es muy popular entre los jóvenes, anunció el martes que simplemente suspendería su servicio en Hong Kong en los próximos días. REUTERS - Dado Ruvic
Texto por: RFI
4 min

Tras la promulgación de la nueva Ley de Seguridad Nacional, los gigantes de las redes sociales de Estados Unidos tomaron medidas. La plataforma china TikTok anunció la suspensión de su aplicación en la antigua colonia.

Anuncios

Las cuatro plataformas globales Facebook, Google, Twitter y TikTok han indicado que sus equipos están examinando de cerca la nueva y muy controvertida ley de seguridad nacional. Las empresas estadounidenses Facebook, Google y Twitter confirmaron el lunes que ya no respondían a las solicitudes de información sobre sus usuarios del gobierno y las autoridades de Hong Kong por respeto a la libertad de expresión.

El gigante de Facebook también dejó de responder a las peticiones de su servicio de mensajería WhatsApp, que nos recuerda que su encriptación de punta a punta protege diariamente los mensajes de 2.000 millones de personas en todo el mundo.

La antigua colonia británica, que ha sido devuelta a Pekín, disfruta de un acceso ilimitado a Internet, a diferencia de la China continental, donde los tres servicios están bloqueados, por ejemplo.

Y por su parte, TikTok, que es muy popular entre los jóvenes, anunció el martes que simplemente suspendería su servicio en Hong Kong en los próximos días. La plataforma, propiedad del grupo chino ByteDance, ha tenido que defender a menudo sus vínculos con China, donde su empresa matriz posee una aplicación similar bajo otro nombre. Siempre ha negado compartir datos con las autoridades chinas y les ha asegurado que no tiene intención de aceptar esas solicitudes.

Al mismo tiempo, el gobierno de Hong Kong ha publicado un documento de 116 páginas que, en virtud de la nueva Ley de Seguridad Nacional, otorga más poderes a la policía, incluida la vigilancia.

Acto “orwelliano”

El lunes, el jefe de la diplomacia americana Mike Pompeo ya había denunciado un acto "orwelliano" de "censura" por parte de China. El motivo: el lunes, el gobierno pro-Pekín de la antigua colonia británica pidió a las escuelas que "examinaran el material didáctico, incluidos los libros" y que los "eliminaran" en caso de "contenido obsoleto o que pudiera ser similar a los cuatro tipos de delitos" definidos por la Ley de Seguridad Nacional.

"La destrucción del Partido Comunista de China de un Hong Kong libre continúa", dijo Mike Pompeo, condenando lo que llamó "los últimos ataques a los derechos y libertades del pueblo de Hong Kong".

La directiva fue anunciada dos días después de que las bibliotecas dijeran que retiraban de sus estantes los libros que pudieran violar la ley.

El martes, la jefa del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, defendió la nueva ley de seguridad china, que se comprometió a "aplicar enérgicamente", creyendo que ayudaría a restaurar la estabilidad del país.
El martes, la jefa del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, defendió la nueva ley de seguridad china, que se comprometió a "aplicar enérgicamente", creyendo que ayudaría a restaurar la estabilidad del país. AFP

El gobierno de Hong Kong entre la firmeza y el apaciguamiento

El martes, la jefa del ejecutivo de Hong Kong defendió la nueva ley de seguridad china, que se comprometió a "aplicar enérgicamente", creyendo que ayudaría a restaurar la estabilidad del país. Las consecuencias de violar esta ley son muy graves", advirtió Lam, y, fluctuando entre amenazas y declaraciones tranquilizadoras, negó que la ley amenazara las libertades de las que disfrutan los hongkoneses, diciendo que el texto no era "tan sombrío como parece para Hong Kong". 

Promulgada el martes 30 de junio por el presidente chino Xi Jinping, esta ley, según sus críticos, supondría un retroceso en las libertades sin precedentes desde la entrega de Hong Kong a China por el Reino Unido en 1997.

La ley adoptada por el régimen comunista de Pekín tiene por objeto reprimir la subversión, la secesión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras, en respuesta al movimiento de protesta del año pasado contra el gobierno central en la antigua colonia británica.

Sanciones occidentales

Para los Estados Unidos, como para otros países occidentales, la ley trata de amordazar a la oposición después de las mega manifestaciones del año pasado destinadas a denunciar la influencia del gobierno.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó el jueves una ley que castiga a los funcionarios chinos que aplican nuevas reglas de seguridad represivas contra Hong Kong. La ley tendrá que ser firmada por el Presidente Donald Trump para que entre en vigor.

Por su parte, el gobierno británico ha decidido facilitar el acceso a la ciudadanía a los hongkoneses como reacción a la nueva ley de seguridad china. El embajador chino en Londres reaccionó acusando al Reino Unido de "grave interferencia en los asuntos internos de China".

Canadá también se ha pronunciado sobre la nueva Ley de Seguridad Nacional. Como Canadá no tiene un acuerdo de extradición con China, Hong Kong es ahora tratado como el resto del país y la aplicación del convenio está suspendido. El primer ministro Justin Trudeau añadió que su país "seguirá apoyando al pueblo de Hong Kong". China dijo que estaba "muy decepcionada" con la decisión de Canadá.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.