Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

China: denuncian "potencial genocidio" por esterilizaciones forzadas a Uigures

Audio 02:46
Población uigur en China
Población uigur en China © Wikipedia
Por: Dánae Rivadeneyra
13 min

Esterilizaciones forzadas, abortos masivos, imposición de utilizar dispositivos intrauterinos serían los métodos implementados por el gobierno chino con el objetivo de reducir la tasa de natalidad de las minorías étnicas musulmanas. Así lo describe la investigación del antropólogo alemán Adrien Zenz quien analiza documentos oficiales que dan cuenta de un plan financiado por el gobierno chino para reducir los nacimientos de las minorías étnicas musulmanas en China. En este programa conversamos con Adrian Zenz quien detalla los hallazgos de su investigación.

Anuncios

Los abusos en contra de las minorías étnicas musulmanas uigures, en China, han sido largamente documentados en los últimos años; testimonios de aquellos que lograron escapar de los campos de internamiento - o de reeducación como los llama el gobierno chino - y también testimonios de activistas y periodistas en el extranjero que denunciaban las prácticas de Pekín respecto a estas minorías. Sin embargo, esta es la primera vez que un informe muestra a través de documentos oficiales del gobierno nacional que existe una campaña orientada a reducir la tasa de natalidad de los Uigures China. 

El autor de esta investigación es el antropólogo alemán Adrian Zenz, conocido por sus estudios sobre los llamados campos de reeducación donde son internados los Uigures bajo el mínimo pretexto y con el objetivo de evitar que se reproduzcan. En su más reciente investigación, Zenz detalla que Pekín financió una campaña de esterilizaciones forzadas en contra de estas minorías y que los resultados se hicieron visibles en los censos poblacionales de Xinjiang, territorio uigur.

La última investigación de Adrian Zenz titulada "Esterilizaciones, dispositivos intrauterinos y obligatorio control de natalidad: La estrategia del Partido Comunista Chino para suprimir la tasa de nacimientos en Xinjiang", ha desatada la ira del gobierno chino.
La última investigación de Adrian Zenz titulada "Esterilizaciones, dispositivos intrauterinos y obligatorio control de natalidad: La estrategia del Partido Comunista Chino para suprimir la tasa de nacimientos en Xinjiang", ha desatada la ira del gobierno chino. © screenshot

Entre 2015 y 2018, el crecimiento de esta población bajó un 84%. En 2019, la tasa de natalidad de Xinjiang cayó un 24% más. En paralelo, la tasa de natalidad de otras regiones también bajó pero solo en 4.2% entre 2018 y 2019. 

Adrien Zenz conversó con RFI en español acerca de los hallazgos de su investigación

Adrian Zenz

Esta es la primera vez que las atrocidades de los campos de Xinjang encajan en una de las definiciones de la convención de las naciones unidas para la prevención y condena del genocidio en lo que respecta el impedimento de nacimientos. En mi última investigación puse al descubierto una campaña sistemática financiada por el gobierno para evitar nacimientos, suprimiendo el crecimiento de la población; el despliegue masivo de dispositivos intrauterinos en mujeres; y evidencias de esterilizaciones forzadas, al menos, en dos poblados uigures.

 

En China, la población mayoritaria está formada por la etnia Han, que representa el 92% de la población. El resto son las minorías musulmanas de los Uigures, Kazaks y otras que, según revela Zenz,  el gobierno chino ha tratado de asimilar y desaparecer.

Mapa de nacionalidad de los Uigur  en Xinjiang, al oeste de China en la frontera con Mongolia
Mapa de nacionalidad de los Uigur en Xinjiang, al oeste de China en la frontera con Mongolia © Fotomontagem RFI

"Genocidio cultural" y esterilizaciones forzadas

Las investigaciones de Adrian Zenz dan cuenta de un intento de China por asimilar a estas minorías étnicas, de las maneras más brutales, lo que Zenz  denomina un "genocidio cultural" pues si bien no se trata de aniquilar la población físicamente, sí se trata de desaparecer su cultura. 

Adrian Zenz

El objetivo de Beijing -en lo que se refiere al genocidio cultural - es asimilar un grupo étnico que ha sido muy resistente a esta asimilación e integración, incluso políticamente. Los uigures son espiritual, cultural, étnica y lingüísticamente muy diferentes de los chinos Han.

Entre las técnicas utilizadas por el gobierno chino y descritas por Zenz para tratar de reducir esta minoría, figuran el suprimir el idioma uigur de las escuelas, separar a los padres de sus hijos, colocar a estos niños en internados para adoctrinarlos, y a los padres en campos de internamiento. El objetivo,  explica Zenz, "es romper el vínculo entre ellos y forzarlos, prácticamente, a renunciar a su religión y prácticas culturales."

 Zenz revela además que el gobierno chino ha detenido sistemáticamente a hombres uigures, jefes de familia,  y los ha internado en campos de reeducación. En algunas regiones, las listas del gobierno muestran que más del 50% de ellos han sido enviados a campos de detención o a cárceles. Las razón más común para detener a estas personas era tener muchos hijos.

Extracto del reporte de Adrian Zenz, en Foreign Policy

"Con líderes comunales, autoridades religiosas y esposos, padres y jefes de familia detenidos y fuera de la ecuación, el camino estaba libre para que el Estado tomara pleno control sobre el sistema reproductivo de las mujeres de estas minorías étnicas."

Estos hombres uigures eran acusados de violar el control de natalidad impuesto por el Estado chino, a pesar de que en 2016, Pekín abolió la política del hijo único y desde entonces ha incentivado que los ciudadanos chinos tengan más hijos para mantener un crecimiento positivo de la población. Incluso en algunas provincias se ofrecen incentivos económicos como menos impuestos y subsidios para matrimonios o nacimientos con el objetivo de mantener las cifras en verde. 

Persecución más allá de las fronteras, una justicia que no llega

Un informe publicado por Amnistía Internacional, en febrero de este año, con entrevistas a Uigures que habían escapado de los campos de internamiento así como a periodistas que habían denunciado el abuso hacia esta población da cuenta también de una estrategia sistemática en contra de esta población.

William Nee, analista e investigador de Amnistía Internacional en Hong Kong comenta los hallazgos:

William Nee, analista e investigador de Amnistía Internacional en Hong Kong

Ellos han detenido más de un millón de personas en los campos de reeducación. De acuerdo a los propios documentos del gobierno chino, ellos difundieron un documento oficial el año pasado en el que especificaban los criterios para internar a estas personas en estos campos y decían que era para personas sospechosas de haber cometido actos que difícilmente califican como un delito. Si uno comete un delito bajo las leyes internacionales, uno tiene derecho a un abogado, a un juicio, pero ellos están deteniendo gente sin ninguna de estas consideraciones, entonces lo que están haciendo va en contra de las leyes y estándares internacionales.

Tanto para William Nee como para Adrian Zenz las posibilidades de obtener justicia para los Uigures y otras minorías étnicas en China parecen difíciles en el contexto actual, pese a ello William Nee recomienda dos acciones que desde el extranjero pueden ayudar a frenar el abuso contra estas minorías étnicas chinas:

William Nee, analista e investigador de Amnistía Internacional en Hong Kong

Creo que lo que se tiene que hacer es, en primer lugar, exponer lo que está sucediendo para que el mundo entienda lo que está pasando. En segundo lugar, proteger los Uigures que se encuentran en el extranjero. Amnistía Internacional publicó un reporte en febrero de este año, después de haber entrevistado Uigures y otras minorías étnicas chinas exiliadas en todo el mundo. Lo que encontramos fue que el acoso hacia estas personas, el espionaje y las amenazas se reproducen en todo el mundo y son muy comunes. Por ejemplo, un periodista que trabaja para la radio Asia libre Gulchehra Hoja terminó con 23 de sus familiares (papá, mamá, hermanos, primos) todos detenidos. Es un patrón que se repite para casi todos los casos de periodistas y activistas que defienden activamente los derechos uigures en el extranjero.

Las amenazas a las que se refiere William Nee han sido dirigidas también en contra Adrian Zenz a raíz de su último informe. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores en Pekín amenazó a Zenz con una demanda judicial pero también le hizo una amenaza personal en una conferencia de prensa: "Le he aconsejado que dé media vuelta y  rectifique sus faltas. Lo que es injusto debe ser condenado a la destrucción."  

Adrian Zenz

Al principio, yo estaba bastante sorprendido y procesando el asunto, para ser honesto...después de todo es un país muy grande y poderoso y yo había sido amenazado con una demanda judicial y amenazado personalmente también cuando dijo que debían ser destruidos todos aquellos que hacen cosas malas…Me di cuenta de que finalmente esta es una reacción lógica a mi trabajo. He expuesto y sigo exponiendo las atrocidades chinas y esto ha llegado un nivel superior y China se siente presionada y de alguna manera esta amenaza demanda judicial es una muestra de desesperación porque la estrategia de propaganda no está funcionando, el encubrimiento no esta funcionando.   

Ante las recientes denuncias, países como Reino Unido han anunciado que tomarán acciones en contra de estos abusos considerados como violación a los derechos humanos. Por su parte, Estados Unidos impuso sanciones en contra once empresas chinas también con el objetivo de ejercer presión al respecto. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.