Saltar al contenido principal
China

Habitantes de región autónoma china denuncian una cuarentena draconiana

Después de 37 días de confinamiento duro, se permitió a algunos residentes de la ciudad de Urumqi, la capital de la región, disfrutar de actividades al aire libre.
Después de 37 días de confinamiento duro, se permitió a algunos residentes de la ciudad de Urumqi, la capital de la región, disfrutar de actividades al aire libre. Hector RETAMAL / AFP
Texto por: RFI
3 min

El último brote de contaminación que queda en China, la Región Autónoma de Xinjiang, que tiene 183 casos de contaminación, ha establecido la cuarentena más estricta. Tan fuerte que los habitantes han expresado su ira en las redes sociales.

Anuncios

De Zhifan Liu corresponsal de RFI en Pekín

Después de 37 días de confinamiento duro, se permitió a algunos residentes de la ciudad de Urumqi, la capital de la región, disfrutar de actividades al aire libre. Pero el perímetro no se extiende más allá de los patios interiores de las urbanizaciones, donde los residentes pueden jugar al bádminton o hacer footing.

Para respirar realmente aire fresco, todavía será necesario esperar a que las medidas impuestas a mediados de julio se relajen. Sin embargo, la ciudad de dos millones de habitantes no ha tenido ni un solo caso de contaminación por coronavirus desde hace nueve días, una paradoja que los usuarios de Internet han señalado en la web china.

Denuncia de las condiciones de cuarentena

Los ciudadanos también se apresuraron a denunciar sus condiciones de cuarentena, con fotos de apoyo: puertas selladas desde el exterior con una cerradura puesta por las autoridades locales. Otros vecindarios obligaron a sus residentes sanos a tomar la medicina tradicional china. Durante el fin de semana, circularon en Internet videos que mostraban a los residentes esposados a las barreras en las calles por violar la contención.

Si bien la epidemia está bajo control desde hace varias semanas en el resto del país, la situación en Xinjiang contrasta con la cuarentena parcial establecida por las autoridades de Beijing a principios del verano en la capital china durante una segunda ola de la epidemia. Los medios de comunicación estatales justificaron esta estrategia por las normas sociales de la región y por el gusto de los habitantes por las actividades al aire libre.

También en Xinjiang China ha construido campos de reeducación que, según se estima, contienen alrededor de un millón de uigures, una minoría étnica musulmana y de habla turca.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.