Saltar al contenido principal
CHINA - AUSTRALIA

Dos periodistas australianos huyen de China por temor a ser detenidos

El periodista Bill Birtles a su llegada a Sídney después de salir de China.
El periodista Bill Birtles a su llegada a Sídney después de salir de China. TARYN SOUTHCOMBE / ABC NEWS / AFP
2 min

Bill Birtles y Mike Smith, dos periodistas australianos corresponsales en China, fueron exfiltrados en la noche del lunes al martes. Unos días antes, habían sido registrados e interrogados en medio de la noche por los servicios de inteligencia chinos. El mes pasado, otra periodista australiana fue puesta bajo arresto domiciliario por "razones de seguridad nacional".

Anuncios

Por el corresponsal de RFI en Sídney, Gregory Plesse.

En los últimos meses, las tensiones entre Canberra y Pekín han ido creciendo, y los periodistas australianos en el país asiático lo viven en carne propia.

La semana pasada, Bill Birtles celebraba su partida con amigos cuando siete agentes de inteligencia chinos llegaron a su casa a medianoche. Unos días antes, el corresponsal para la televisión pública ABC había recibido una llamada de la embajada australiana aconsejándole que abandonara China lo antes posible. Al igual que su colega Mike Smith, que reside en Shanghái y es corresponsal de un diario económico.

Relaciones conflictivas

Antes de ser arrestados, los dos periodistas fueron a refugiarse uno a la embajada, el otro al consulado, y volaron este lunes por la noche a Sídney. "Es muy decepcionante tener que irse en estas circunstancias. Pero también es un alivio estar de vuelta en un país donde se aplica el Estado de derecho", comentó Birtles a su llegada a Sídney.

Desde hace meses, se multiplican los motivos de disputas entre China y Australia. Acusaciones de espionaje, represalias comerciales, las relaciones entre ambos países nunca fueron tan tensas.

Periodista australiana sospechosa de "violación de la seguridad"

El mes pasado, otra periodista australiana, Cheng Lei, no tuvo tanta suerte. Bajo sospecha de "violación de la seguridad", fue puesta bajo arresto domiciliario en Pekín sin poder hablar con un abogado o incluso su familia. Los periodistas extranjeros deben "obedecer las leyes chinas", afirmaron este martes las autoridades.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.