Saltar al contenido principal
Armenia - Azerbaiyán

Nagorno-Karabaj: ¿hacia una guerra abierta entre Armenia y Azerbaiyán?

La capital de Nagorno-Karabaj, Stepanakert, fue blanco de intensos bombardeos el 4 de octubre de 2020.
La capital de Nagorno-Karabaj, Stepanakert, fue blanco de intensos bombardeos el 4 de octubre de 2020. Karo Sahakyan / Armenian Government / AFP
Texto por: RFI
4 min

Las fuerzas separatistas armenias de Nagorno-Karabaj y el ejército azerbaiyano enfrentándose el lunes 5 de octubre, tras un día marcado por el bombardeo de las zonas urbanas que provocó víctimas civiles. Se trata de un punto de inflexión en este conflicto, que amenaza con derivar en una guerra abierta entre Bakú y Ereván.

Anuncios

Con nuestros enviados especiales en Goris, Régis Genté, Anissa El Jabri y Bertrand Haeckler

"La lucha armada de diversos grados de intensidad que comenzó durante la noche [de domingo a lunes] sigue siendo intensa en todo “el frente dijo Chouchane Stepanian, portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de los separatistas de Karabaj dijo el lunes por la mañana que su capital Stepanakert, con una población de 50.000 habitantes, fue blanco de "intensos disparos de cohetes".

Este domingo por la tarde, el Presidente de Azerbaiyán puso como condición para el cese del fuego la salida de las fuerzas separatistas del territorio de Nagorno-Karabaj. Pero por el momento, parece que estamos muy lejos de una tregua. Porque este conflicto, que comenzó hace una semana, el 27 de septiembre, alcanzó un punto de inflexión este domingo. Un día oscuro en el que la lucha en la línea del frente siguió siendo intensa.

Según informes oficiales, esos bombardeos, en particular con cohetes, mataron a cuatro personas en la autoproclamada república y a cinco en Azerbaiyán. Muchas personas también resultaron heridas.

Una calle de Stepanakert, en Azerbaiyán, el 4 de octubre de 2020
Una calle de Stepanakert, en Azerbaiyán, el 4 de octubre de 2020 NKR Infocenter/AFP

Combates más allá de la línea del frente

Azerbaiyán reivindica la captura de varias localidades en los llamados "territorios ocupados" en torno a la provincia secesionista, incluido el distrito de Djabrail, lo que niega la parte armenia.

Pero sobre todo, la lucha fue más allá de la línea del frente. El domingo por la mañana, la capital de Nagorno-Karabaj, Stepanakert, fue alcanzada docenas de veces por cohetes y otros proyectiles de largo alcance.

Stepanakaert todavía estaba durmiendo ayer por la mañana cuando sonó la sirena de aviso tras las primeras explosiones. Esta vez, la munición era de un calibre mucho mayor. Agujeros en el asfalto, apartamentos destruidos, humo negro a varios metros de altura en el cielo.

En los raros momentos de respiro, se aceleraron las salidas de civiles de la capital. Este domingo por la tarde, apenas se divisaban siluetas abriéndose paso en las calles.  

Este ataque a Stepanakert, sin precedentes desde el comienzo de las hostilidades, es una respuesta, según Bakú, al ataque lanzado por la parte armenia contra la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán, Ganyá, y su aeropuerto situado a casi 100 kilómetros de la línea del frente.

Artillería pesada

Otra ciudad simbólica tocada por la tarde, Shushi (o Shusha en azerí), situada a 8 kilómetros de la capital de Nagorno-Karabaj. Se trata de una ciudadela medieval, importante tanto para los armenios como para los azerbaiyanos, con mezquitas y una gran iglesia con piedras grises y pinturas bíblicas.

En esta ciudad, que hasta ahora no ha sido tocada por ataques, un violento tiroteo mató a 4 personas e hirió al menos a otras 20. Los civiles se refugiaron en un centro cultural de la ciudad.

En el camino de regreso a Armenia, unas 20 ambulancias viajaban allí a alta velocidad por una carretera empapada por la tormenta, con los faros apagados por razones de seguridad, con instrucciones dadas a cada vehículo.

Esta es una clara escalada del conflicto, aunque no se usaron misiles balísticos. El recrudecimiento en la intensidad de la lucha es motivo de preocupación en el Cáucaso Sur. Esta región muy sensible, situada a las puertas de Rusia, árbitro regional tradicional, Turquía, aliada con Azerbaiyán, e Irán, no necesita un conflicto directo entre Ereván y Bakú.

Ya se está acusando a los turcos de echar más leña al fuego alentando a Azerbaiyán a lanzar una ofensiva militar y se sospecha que han desplegado mercenarios sirios pro-turcos en Nagorno-Karabaj.

Este domingo por la tarde, ante la violencia de los bombardeos que afectan a las zonas habitadas, Rusia manifestó su preocupación por este giro de los acontecimientos. Su Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, expresó a su homólogo armenio su preocupación por "el aumento del número de víctimas entre la población civil". Reiteró el llamamiento de Rusia, la principal potencia regional, para "un alto el fuego lo antes posible".

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.