Birmania

Birmania: Huelga general pese a las amenazas de la junta militar

Manifestantes contra el golpe militar colman la avenida principal de Mandalay, la segunda ciudad más grande de Birmania, durante una huelga general el 22 de febrero de 2021.
Manifestantes contra el golpe militar colman la avenida principal de Mandalay, la segunda ciudad más grande de Birmania, durante una huelga general el 22 de febrero de 2021. AP
Texto por: RFI
3 min

Los golpistas endurecieron su tono tras un fin de semana de sangrienta violencia al advertir a los manifestantes de que podían morir, pero esto no disuadió a miles de personas de salir de nuevo a la calle el lunes 22 de febrero.

Anuncios

Con Juliette Verlin, corresponsal de RFI en Rangún

Las manifestaciones comenzaron a primera hora de la mañana de este lunes. A las 9 las calles están llenas. Hoy es una huelga general porque la fecha es particular: es 22.02.2021 y los birmanos dan importancia a las fechas con tantas cifras que se repiten. También es una fecha que se hace eco de la revolución del 8 de agosto de 1988, en torno al número 8 esta vez.

Kyaw es uno de los líderes de la asociación de estudiantes de la Universidad de Rangún y espera que 500 de sus compañeros se unan a él en un desfile por el centro de la ciudad. Llevan cascos con pegatinas con los colores de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido de Aung San Suu Kyi, y han preparado altavoces para difundir sus consignas.

Frente a ellos, se prepara otra manifestación. La organizan los vecinos del barrio. Zaw, uno de los líderes, dice en voz baja que cuatro soldados se han unido a ellos desde que comenzó la manifestación. Van vestidos de civil y son discretos, ya que están en contra del golpe de Estado, pero no pueden exhibirse en público.

Bloqueo del acceso a las embajadas y a la oficina de la ONU

Desde este domingo se han instalado numerosos lugares de recogimiento en toda la ciudad. Entre estos homenajes a los manifestantes desaparecidos y las calles cubiertas de carteles pidiendo ayuda internacional y lemas gigantescos pintados en la carretera, la población parece apropiarse cada vez más la ciudad.

La presencia policial sigue siendo extrañamente ligera. La policía aún no bloquea el acceso a las carreteras principales. Pero sí el acceso a las embajadas, incluida la oficina de las Naciones Unidas, donde cada día se celebran concentraciones más grandes.

Este domingo, los militares golpistas lanzaron una nueva advertencia al movimiento de desobediencia civil. "Los manifestantes están incitando a la gente, especialmente a los adolescentes y jóvenes exaltados, a embarcarse en un camino de confrontación en el que perecerán", decía una declaración en lengua birmana leída en la cadena estatal MRTV, con una traducción al inglés que aparecía en la pantalla. El texto advertía a los manifestantes contra la tentación de incitar a la población a "los disturbios y la anarquía".

La jornada no ha hecho más que empezar, pero se espera que se produzca la mayor movilización desde el golpe de Estado del 1 de febrero.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas