Birmania

Birmania: La resistencia se organiza en las barricadas de Sanchaung

Manifestantes detrás de una barricada en Sanchaung, Yangon, Birmania, el 3 de marzo de 2021. Imagen fija de un vídeo obtenido por Reuters.
Manifestantes detrás de una barricada en Sanchaung, Yangon, Birmania, el 3 de marzo de 2021. Imagen fija de un vídeo obtenido por Reuters. via REUTERS - SOCIAL MEDIA

A 32 días del golpe de Estado en Birmania, la resistencia social articulada a través del Movimiento de Desobediencia Civil continúa protestando en las calles. Ante el incremento de la represión conducida por la junta militar, la dinámica hoy se despliega en los barrios, donde se han organizado múltiples barricadas. Desde allí informa el corresponsal de RFI en Rangún. 

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Birmania, Ramón Vidales, y AFP.

Uno de los epicentros de la resistencia al golpe es el popular y vibrante barrio Sanchaung. Sus vecinos optaron por bloquear el paso a la policía luego de la jornada sangrienta del 28 de febrero, elevando barricadas con madera, ladrillos o bloques de cemento.

También extendieron prendas femeninas sobre varias filas de cuerdas, pues en Birmania pasar bajo estos atuendos es de mal augurio.

En cada punto se ubican grupos de jóvenes desarmados y sólo protegidos con cascos y escudos artesanales. Su labor parece consistir en retrasar a la policía y reconstruir la barricada si ésta es destruída. La operación dura 5 minutos.

Detrás de las barricadas, la actividad es constante y puede durar todo el día. Allí se ubican grupos de adultos aportando materiales, alimentos, agua y vigilancia. O también de médicos voluntarios dando los primeros auxilios en locales cedidos por los comerciantes.

Aquí el rechazo a los militares es consensual. Como dijo a RFI un activista, peluquero de profesión, su vecindario hoy está auto-administrado y planea adherir al Comité Representante de la Asamblea elegida en noviembre pasado.

Manifestantes contra el golpe militar se cubren detrás de barricadas improvisadas durante una manifestación en Yangon, Birmania, el jueves 4 de marzo de 2021.
Manifestantes contra el golpe militar se cubren detrás de barricadas improvisadas durante una manifestación en Yangon, Birmania, el jueves 4 de marzo de 2021. AP - STR

   

Una represíón en aumento

Entretanto, la junta parece más determinada que nunca a sofocar el viento de revuelta que sopla en Birmania desde el golpe que derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

Al menos 54 civiles murieron desde entonces, según la ONU. Entre ellos, cuatro menores, uno de ellos un adolescente de 14 años, según la oenegé Save The Children. También se cuentan decenas de heridos.

Estados Unidos anunció el jueves nuevas sanciones comerciales, consistentes en un control de sus exportaciones, en respuesta a la "mortal violencia contra los manifestantes", según el secretario de Estado Antony Blinken.

Manifestantes gritan consignas mientras durante una protesta contra el golpe militar en Birmania. Mandalay, Birmania, el domingo 28 de febrero de 2021.
Manifestantes gritan consignas mientras durante una protesta contra el golpe militar en Birmania. Mandalay, Birmania, el domingo 28 de febrero de 2021. AP

Estas medidas se suman a las sanciones financieras impuestas a los generales golpistas. "Continuaremos tomando medidas contra la junta", advirtió el portavoz de la diplomacia estadounidense, Ned Price.

China y Rusia, tradicionales aliados del ejército birmano, no condenaron oficialmente el golpe de Estado, que consideran como "un asunto interno".   

La represión continúa también en el ámbito judicial.   

A Suu Kyi, cuyo lugar de detención se desconoce, se le imputan cuatro cargos, entre ellos "incitación a disturbios públicos" y al presidente derrocado Win Myint se le acusa de violar la Constitución.

Más de 1.700 personas fueron detenidas desde el 1 de febrero, según la ONU.

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas