Birmania

La represión de la junta birmana provoca la huida de los habitantes de Rangún

Calle de Rangún donde este lunes proseguían las manifestaciones pro democracia, 15 de marzo de 2021.
Calle de Rangún donde este lunes proseguían las manifestaciones pro democracia, 15 de marzo de 2021. AFP - STR

Al menos 180 manifestantes pacíficos fueron asesinados desde el golpe de estado del 1 de febrero contra Aung San Suu Kyi en Birmania, según la ONU. El fin de semana “hubo un baño de sangre”, denunció Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general Antonio Guterres.

Anuncios

El domingo fue el día más mortífero con 74 muertos, según cifras de la Asociación para la Asistencia de Prisioneros Políticos (AAPP). Pese a los llamamientos de la comunidad internacional, la junta parece más decidida que nunca a aplastar a los opositores.

"En Birmania, los militares intentan anular los resultados de unas elecciones democráticas y reprimen brutalmente a los manifestantes pacíficos", dijo este martes el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, desde Tokio, primera etapa de su gira asiática.

Los violentos enfrentamientos de las últimas horas han provocado que numerosos habitantes de Rangún hayan huido de la ciudad, concretamente de Hlaing Tharyar, un suburbio industrial de la capital económica del país.

En este distrito donde abundan las fabricas textiles, la junta impuso la ley marcial el pasado domingo después del incendio de varias fábricas chinas. Fue entonces cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego y mataron a decenas de personas. Otros manifestantes fueron arrestados y corren el riesgo de ser condenados por un tribunal militar a tres años de trabajos forzados.

Esta pasada noche se organizaron varias vigilias y hoy se celebran los funerales. Según constataron periodistas de la AFP, este martes hubo grupos dispersos de manifestantes pero en muy pequeños por temor a la represión.

(con AFP)

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas