Birmania

La represión de la junta reactiva a los grupos rebeldes birmanos

Disturbios en Bago, Birmania, el 8 de marzo de 2021.
Disturbios en Bago, Birmania, el 8 de marzo de 2021. © KP/Penta Press/Shutterstock/SIPA

En Birmania hay 135 grupos étnicos y 20 conflictos abiertos, algunos se remontan incluso a 1948, año de la independencia del país de Reino Unido. El golpe militar del 1 de febrero ha avivado las tensiones con los grupos rebeldes que controlan un tercio del territorio y que se oponen a la etnia mayoritaria Bamar. En los últimos días se han registrado varios ataques y algunos grupos rebeldes han mostrado su apoyo explícitamente “al movimiento popular contra el golpe de Estado”.

Anuncios

La situación ya era explosiva antes del golpe de Estado y con la represión de la junta se puede desencadenar una guerra civil, según los expertos. “La situación corre el riesgo de convertirse en una guerra civil total”, dijo a la agencia de noticias AFP Debbie Stothard, de la Federación Internacional de Derechos Humanos. “Los manifestantes, que hasta ahora han sido mayoritariamente pacíficos, están tentados de pedir ayuda a las facciones armadas para protegerse de la junta”, añadió.

Los grupos armados ya han reaccionado. La Unión Nacional Karen (KNU), el grupo insurgente más antiguo del país, y el Ejército de la Independencia Kachin (KIA) lanzaron ataques contra las fuerzas de seguridad.

En el norte, KIA atacó una comisaría el miércoles y el fin de semana KNU tomó una base militar lo que provocó una respuesta aérea de la junta, la primera en 20 años en la región de Karen.

Con la victoria en 2015 de Aung San Suu Kyi diez grupos rebeldes habían iniciado un proceso de paz, pero los combates siguieron en algunas zonas como los estados de Kachin, en el norte, donde hay un movimiento independentista, en Rakáin, noroeste, con el poderoso Ejército de Arakan que también amenazó con represalias si continúa la represión.

También la frontera con China opera el ejército rebelde Wa de orientación comunista y apoyado por Pekín, tiene 25.000 soldados y es considerado uno de los mayores grupos armados no estatales del mundo.

Los objetivos de estos grupos van desde un mayor reconocimiento de su identidad étnica o religiosa, mayor autonomía o conseguir una parte de los recursos naturales como el Jade o hacerse con partes del tráfico de drogas. (con AFP)

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas