Estados Unidos

Se cumplen diez años de la muerte de Osama Bin Laden

El entonces presidente Barack Obama (2º izq.) y su vicepresidente Joe Biden (izq.) con sus principales asesores, entre ellos el jefe de la CIA John Brennan (2º dcha.), mientras se desarrolla la redada del 1 de mayo de 2011 en Abbottabad (Pakistán) contra Osama bin Laden
El entonces presidente Barack Obama (2º izq.) y su vicepresidente Joe Biden (izq.) con sus principales asesores, entre ellos el jefe de la CIA John Brennan (2º dcha.), mientras se desarrolla la redada del 1 de mayo de 2011 en Abbottabad (Pakistán) contra Osama bin Laden Pete SOUZA THE WHITE HOUSE/AFP

El 2 de mayo de 2011 en Pakistán fue abatido Osama Bin Laden en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses. Diez años después, no hay un líder carismático al frente del grupo yihadista, el cual sigue activo aunque fragmentado y superado por el grupo Estado Islámico.

Anuncios

Al Qaida, primer grupo yihadista global, será recordada como responsable de los peores atentados de la historia moderna. Pero diez años después de la muerte de su fundador, Osama Bin Laden, la organización sigue buscando un líder fuerte.

Su sucesor, el egipcio Ayman al-Zawahiri, lleva años escondido, posiblemente en los alrededores de la frontera afgano-paquistaní. Con este gestor sin carisma, la organización ha perdido parte de su gloria. "Al Qaida es la sombra de lo que fue", dice a la AFP Barak Mendelsohn, profesor de la Universidad de Haverford, en Pensilvania.

El discípulo de Bin Laden, de 69 años, ha tenido que multiplicar las "franquicias", desde la Península Arábiga hasta el Magreb, desde Somalia hasta Afganistán, en Siria e Irak. Y aceptar que éstas se emancipen, hasta el punto de reducir la dirección de Al Qaida al rango de "consejo asesor", según Mendelsohn.

"Al Qaida se ha descentralizado cada vez más, y la autoridad reposa principalmente en manos de los jefes de sus filiales", explica a la AFP el think tank Counter Extremism Project (CEP).

A finales de 2020, fuentes bien informadas habían dado crédito a los rumores de que Zawahiri había fallecido por una afección cardíaca. Pero después de eso reapareció en un video en el que denunció la suerte de la minoría musulmana rohingya en Birmania.

Pero sus palabras, bastante vagas, y la falta de una fecha certificada hicieron imposible descartar o confirmar su muerte.

Estas conjeturas llegaron justo después de la muerte, el pasado agosto, de Abu Mohamed al-Masri. El número dos de Al Qaida fue abatido en Teherán por agentes israelíes durante una misión secreta patrocinada por Washington, según el New York Times. Irán lo niega.

La dirección de la central está por lo tanto en manos de un hombre viejo, enfermo, o posiblemente muerto, considerado uno de los cerebros de los atentados del 11 de septiembre de 2001, pero que carece del aura de Bin Laden.

Paradójicamente, Estados Unidos ofrece la cifra récord de 25 millones de dólares por su captura, pero al mismo tiempo Washington nunca ha parecido seguirle la pista de cerca, como a su predecesor.

Este desinterés relativo puede explicarse por la pérdida de poder del grupo yihadista, que coincide con la emergencia del grupo Estado Islámico (EI). El EI, que estuvo a la cabeza durante cinco años (2014-2019) de un califato autoproclamado, a caballo entre Irak y Siria, le robó el protagonismo, a través, principalmente, de una comunicación activa en las redes sociales.

Las dos organizaciones están ahora en conflicto ideológico y militar en muchos ámbitos.

con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas